: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular

La multidimensional guerra contra el magisterio nacional

Las élites político empresariales con apoyo de intereses reaccionarios han estado conspirando contra el Pueblo de México; para apoderarse de todos los recursos económicos y naturales del país impusieron las reformas estructurales, lo que les ha permitido acrecentar inmensas riquezas y con estas nuevas leyes se han otorgado vergonzantes privilegios; esta ínfima minoría ahora define como su siguiente objetivo la privatización de la educación y la entrega del último reducto de la soberanía nacional.

Uno de los objetivos primordiales de la reforma educativa es primeramente destruir y devastar la voluntad de los maestros; para apartarlos del camino en la defensa de sus derechos y de la educación pública o para integrarlos de manera sumisa y derrotada al Servicio Profesional Docente de carácter empresarial (sin derechos), para enseguida derrumbar de manera total la voluntad de los demás sectores del pueblo, ante eso, cataloga al maestro como centro de un conflicto de carácter emergente. 

Son en el hecho acciones contra el sector de trabajadores que ha opuesto una tenaz resistencia a las reformas, por eso han implementado una guerra asimétrica para conquistar las mentes de todo el magisterio y de la población en general y finalmente sojuzgar a la educación como nueva área mercantil para asimilarlo al mercado de consumo.

A través del monopólico aparato mediático de las élites, utilizando métodos científicos de control social y operaciones de carácter táctico-estratégico, se ha realizado una incesante y planificada campaña de intoxicación propagandistica orientada a direccionar la conducta de la población en la búsqueda del control social y político, mezclando la psicología de masas con una estrategia de dominación; esto, destinado a eliminar, controlar o asimilar al maestro. La multidimensional guerra contra el magisterio se está realizando en todos los ejes: lo normativo o las leyes, lo mediático, económico, sindical, administrativo, territorial, policiaco, para lo cual han invertido cantidades inmensas de recursos económicos del pueblo de México.

El objetivo es destruir y aniquilar todo pensamiento reflexivo social (información, procesamiento y síntesis) del pueblo y sustituirlo por una sucesión de imágenes sin coordinación de tiempo y espacio para alienar a los sectores más débiles mentalmente y manipular sus deseos y temores inconscientes.

Con incesantes procesos mediáticos las 24 horas de todos los días, de manera manipulada en titulares de noticias, incitan los sentidos y las curiosidades, con el negro plan de fragmentar la mente de los mexicanos y convertirlos en consumistas de ordenes psicológicas direccionadas, que entran con precisión en su cerebro como flechas desde el aparato mediático informativo de la élite empresarial y política. Buscan que el individuo consumidor de estas noticias e imágenes se convierte en una persona alienada y cooperante a favor de la reforma educativa y las reformas estructurales, para que al final sea simultáneamente víctima del sistema y victimario del maestro, a modo de célula consumista y transmisora de los planes de las elites político empresariales para el control y represión social. Así el sistema neoliberal recrea astutamente a su favor la pobreza, la violencia y el desorden social escondiendo sus avaricias y privilegios y a la vez culpabilizando a las víctimas que son los trabajadores y el pueblo de todos sus males. 

A este control se llega mediante la coacción informativa que obliga a consumir consignas de miedo, por ejemplo, la emisión de imágenes de maestros reprimidos con gases, llevados en patrullas a realizar la evaluación, detenidos y llevados en aviones militares forzando su cabeza agachada en señal de derrota, todo derivado de la señalización mediática de culpabilidad de la problemática educativa. 

Uno de los principales apotegmas empresariales y de la clase política contra el maestro, es el férreo cumplimiento de la legalidad impuesta con la reforma constitucional a los artículos 3º y 73º (de carácter laboral) que afecta gravemente los derechos humanos de los trabajadores de la educación, que son protegidos en diversos tratados, convenios y pactos internacionales en los que el Estado mexicano es parte, la necesidad irremediable de una educación de calidad y el derechos de los niños a ella.

Se le agrede: en la normatividad modificando las leyes para despojarlo de sus derechos y la plaza base; en el aula con aumentando la carga de trabajo y engorrosos llenados de documentos; en su comunidad aislándolo mediante los Consejos de Participación Social, sindicalmente despojándolo de las facultades de defensa del trabajador; en el salario realizando constantes suspensiones para debilitar su economía y la de su familia; con ilegales ceses a través de igualmente ilícitas notificaciones y evaluaciones; en lo pedagógico para que tenga un papel vergonzante mediante las competencias para analfabetizar al pueblo; dividiendo desde el Estado la resistencia magisterial, pero sobre todo la acción represiva desde los miles de cuerpos policiacos utilizados para desactivar sus dinámicas. Pero en lo general buscan demoler: su espacio físico y mental; individual y colectivo; escolar, comunitario y sindical.

Fundamental y de primer orden es el empleo de la guerra mediática contra las acciones de resistencia y movilización magisterial, el uso de propaganda para la coacción, manipulación y control social, en la lógica de construir un enemigo para la sociedad y para la educación; la inmensa mayoría de compañías mediáticas (de las cuales es dueña la clase político-empresarial) agencias informativas, noticieros audiovisuales e impresos, locutores y periodistas, trabajan bajo una sola frecuencia comunicacional emitiendo una falsa percepción de la realidad, siguen un patrón único de mensajes e imágenes que se distribuyen a todas las redacciones y estudios de radio y televisión. Son consignas selectivas que hacen percibir al magisterio como el culpable de la problemática educativa, no puntual con sus responsabilidades y obligaciones, practicante de la corrupción, excedido de privilegios; esto con el objetivo de manipular la conducta social de masas y dominar mentalmente a la sociedad.

Con estos esquemas y el señalamiento negativo del maestro, buscan apoderarse del pensamiento de la población promedio a partir de un modelo de patrón ideológico de consumo diseñado desde las trasnacionales capitalistas para continuar asegurando en medio de la crisis sus tazas de ganancia.

El blanco es el pueblo en general que controlado bajo el marco del consumismo y la alienación e incesantes consignas machacadas día y noche no resista y permanezca indiferente ante la señalización del maestro como el enemigo número uno de la sociedad para permitir encarcelar y reprimirlo física y administrativamente con total impunidad.

Para que un pueblo alienado tenga como objetivo consumir sin interrogarse, todas las problemáticas de su entorno como la vergonzante pobreza, la violencia, la corrupción, los fraudes y la enorme desigualdad y desvincularlo del sistema capitalista y del sistema político mexicano como origen del problema

Así al despojarlo de toda capacidad de pensamiento reflexivo y de conciencia social, desclasado, convertido en carne de cañón, mano de obra barata y alienado social es el adoctrinamiento a la imagen y semejanza de las trasnacionales y el mercado. Finalmente, en este cambio de matrices mentales subyace la culminación de un minucioso proceso de colonización psicológica-cultural, cuyo objetivo central se orienta a borrar las fronteras entre el dominador y el dominado aparejado a la destrucción de los conceptos de soberanía y a la imposición del "libre mercado", la "apertura económica" en la educación y en todas las áreas económicas.

Demonizar socialmente al magisterio implica a su vez el adoctrinamiento de la “opinión pública” que legitime la dominación neoliberal y la rentabilidad del sistema capitalista.

Estamos ante una de las más grandes batallas, la batalla de las ideas y los argumentos contra las reformas educativa y las estructurales, aparece una guerra sin cuartel contra los pueblos, gran lucha por afirmar las ideologías y símbolos, el gran aparato mediático neoliberal busca imponerse como el medio más poderoso para el control y el sector más lucrativo en la producción y mercantilización de bienes y servicio en todo el planeta, al servicio de la ganancia. Como el agua que busca limpiar la imagen cruel del neoliberalismo, buscan señalar, borrar, torcer, desviar, lo que hacen los pueblos y sus medios alternativos por eso con gran celo señalan nuestras acciones, callan nuestras voces, no mencionan nuestros nombres, tapan nuestros símbolos, niegan nuestra existencia y minimizan nuestras construcciones.

Los movimientos sociales y sindicales hemos construido nuestros caminos alternativos para responder en la misma dimensión y lo hemos podido lograr con el fin de transformar nuestra patria, como esperanza materializada en ideas, documentos, imágenes y sonidos que dan la palabra a los de abajo para la concientización para la transformación.

La irracional ofensiva neoliberal contra el magisterio nacional se inscribe en el marco de una fase del fracaso de la globalización y de las reformas estructurales y la vergonzante ambición de las élites por mantener la tasa de ganancia a pesar de la crisis imponiendo sus proyectos de muerte, en la continuidad de pretender apropiarse de todos los recursos económicos y naturales del país. El magisterio nacional desde todos los referentes en acción continua firme como un movimiento pacífico, con una gigantesca moral por la defensa de los derechos políticos y sociales y la educación pública y con la mira en todo lo alto por la construcción de una patria justa y soberana.

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEMOCRÁTICO DEL SNTE

CONGRESO NACIONAL DE BASES

MOVIMIENTO DEL MAGISTERIO DEMOCRÁTICO NACIONAL