: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!

Noxchitlán: crimen de estado*

Nochixtlán llora a sus muertos por un gobierno violento que pisotea los derechos humanos.

Por Dr. Manuel Fuentes Muñiz.

Ciudad de México, 22 de junio de 2016. El domingo 19 de junio de 2016 fue el día más largo en Nochixtlán, Oaxaca. Al menos 8 de sus pobladores quedaron inertes, entre ellos un menor de edad estudiante de secundaria, y otros 3 más que fallecieron en las últimas horas por complicaciones en sus heridas, además de tener decenas de heridos por las ráfagas de armas de alto poder que disparó a mansalva “por órdenes superiores”, la Policía Federal.

Un crimen de Estado, el más cruento de la historia, contra una población que apoya a sus maestros.

Imperó el cinismo gubernamental y la mentira desde el principio. Ante la gravedad de los hechos, en un inicio Enrique Francisco Galindo Ceballos, Comisionado General de la Policía Federal de México se atrevió a decir que los uniformados bajo su mando no iban armados ni portaban toletes, pero las gráficas de diversos reporteros que estaban en el lugar de los hechos lo desmintieron.

Después ante la evidencia se atrevió a decir, para tratar de justificar la agresión, “que fueron emboscados por grupos radicales” pero dijo desconocer que hubiesen accionado sus armas los polizontes a su mando.

¿Entonces quién estaba al mando?

Nunca mostraron evidencias que civiles hubieren accionado armas de fuego, pero si se probó, y no por ellos, de manera indiscutible la cobarde agresión de la policiaca con armas de fuego.

El gobernador de Oaxaca Gabino Cué apareció al día siguiente de la agresión, con cínica frialdad en todos los medios, para justificar la acción policiaca; reconoció haber estado en constante comunicación con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y el Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño.

Confesión expresa que involucra a los principales mandos gubernamentales de estar al tanto del cobarde ataque a la población.

“Los policías dispararon sin piedad contra nuestros compañeros…” decía Juan García García de la CNTE.

Arturo Cano reportero de La Jornada al entrevistar a un viejo profesor habitante de Nochixtlán reconoció haber presenciado como los uniformados apoyados por policías vestidos de civil “…comenzaron a disparar.

Los disparos fueron directos. A cada uno de los compañeros lo ejecutaron a corta distancia y a otro le dispararon cuando estaba escondido debajo de un coche”.

Cuando vieron caer a decenas de pobladores por las balas asesinas se encaminaron al Hospital básico del pueblo, pero no los dejaron entrar; la policía se los impidió mostrando sus armas. “Aquí no entran ustedes”.

Decían que el presidente municipal priista Daniel Cuevas lo mandó a cerrar para ellos. Se tuvieron que refugiar desesperados en la iglesia de Nochixtlán. Allí se escucharon los gritos de dolor y se observó gente que se desangraba sin atención médica. De ninguna autoridad recibieron apoyo en esos momentos; parecía que deseaban su muerte.

Lo que se vivió el domingo 19 de junio “fue realmente algo brutal, algo que no tiene nombre. Llegaron los de la Gendarmería, los de la PFP (cuerpos de Policía Federal) y ya iban armados y llegaron disparando, no mediaron palabra", dijo a Reuters Miguel Zurita, dirigente de la CNTE en Oaxaca.

Algunos personeros del gobierno se apresuraron a decir que los muertos no eran maestros, “son infiltrados”.

Para ellos infiltrados son los campesinos, comerciantes, padres de familia y estudiantes en apoyo al magisterio. No conciben que el pueblo se volque en apoyo a sus maestros.

La acción policiaca es reprobable y debe ser castigada de manera severa, pero es inadmisible que la investigación la realice la Procuraduría General de Justicia, por carecer de autoridad moral, por ser empleados del Presidente de la República. Debe ser integrada por personas ajenas al gobierno y de gran probidad.

Aurelio Nuño, Secretario de Educación, debe renunciar a su cargo de manera inmediata. No puede seguir quién ha exacerbado los ánimos contra los maestros y quien no acepta que esa mal reforma educativa es un fracaso.

Su intención es que todo dialogo fracase. Apenas si había hecho el anunció del inició de un encuentro del Gobierno Federal con la CNTE, y éste funcionario lo descalificó de inmediato al decir que no se tocaría de manera alguna su mal lograda reforma educativa.

Deben separar también de su cargo y encarcelar a los mandos que ordenaron y dispararon armas de fuego contra la población que protestaba contra la reforma educativa ese domingo 19 de junio.

Si a eso que llaman “el inició de dialogo” se convierte en una cerrazón gubernamental al no reconocer lo arbitrario de los ceses, de los encarcelamientos, de los asesinatos por fuerzas policiacos será una farsa que aumentará el repudio social.

La reforma educativa ha significado desconocer los nombramientos de base, el derecho colectivo sindical y de los convenios laborales, a un juicio justo e imparcial ante cualquier acusación, capacitación integral, en esencia reconocer que el maestro, respetando su dignidad, es el eje fundamental de toda reforma educativa.

Nochixtlán llora a sus muertos y sufre por sus heridos por las acciones de un gobierno violento que pisotea los derechos humanos.