: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular

El cambio de uso horario es parte de los proyectos de muerte del neoliberalismo

Se cumplen 21 años del horario de verano en México, desde que en 1996 la neoliberal dupla prianista aplicó al pueblo de México la falacia del ahorro de energía eléctrica para el cambio del uso horario. La realidad es que fue impuesta por asuntos eminentemente financieros y económicos para cuidar la tasa de ganancia y mantener las fortunas empresariales, implicaba que las bolsas de valores de México y Nueva York permanecieran abiertas al mismo tiempo y tener una coordinación horaria en el traslado de mercancías. 

Lo que en los hechos realizaron los magnates de Wall Street y los gobernantes mexicanos fondomonetaristas fue desmantelar el reloj biológico y generar un problema de salud pública que es la distorsión del sueño y exponer a millones de mexicanos incluidos estudiantes a la inseguridad imperante al forzarlos a levantarse en la oscuridad de la madrugada para desplazarse al trabajo y a las escuelas. 

El horario de verano fue impuesto para el servicio de las mercancías y el consumismo desde la globalización para beneficio de las grandes empresas trasnacionales que les interesa que los seres humanos permanezcan más tiempo despiertos y alienados para el consumo.

La salud en el sueño y el dormir el tiempo suficiente también se ha convertido en un área de agravios y de resistencia ante la voracidad del capitalismo.

El problema de salud pública que ha causado este proyecto neoliberal ha tenido consecuencias irreversibles para millones de mexicanos, los estragos se aprecian en la afectación al desempeño escolar, aumento de accidentes laborales, generación de estrés y otros, problemas que se adicionan a la pobreza y desesperanza generados por la globalización. 

Es insostenible el argumento del ahorro de energía eléctrica; el aumento a los combustibles y a las tarifas eléctricas, la gran indignación generada por el gasolinazo lo confirma, de ahí que también el horario de verano es parte de los proyectos de muerte neoliberales, lo que se requiere es un cambio de sistema no de horario.