: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: ¡La reforma educativa no pasará!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!

¡Alcémonos por Ayotzinapa, contra la barbarie neoliberal!

¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

Los seis asesinatos y la desaparición de 43 jóvenes estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, ocurridos  en Iguala, Guerrero, hace un año, han provocado la indignación y el repudio generalizado haciendo visible no sólo el hartazgo de muchos sectores de la población sobre un sistema político incapaz de dar una solución que refleje la justicia para los padres de esos jóvenes y para el conjunto de la población. 

Ayotzinapa ha desnudado al sistema capitalista y ha sacudido la conciencia social articulando  movimientos y generado la movilización política y la toma de posición de todos los sectores que componen la sociedad.

Cifras oficiales indican que el porcentaje de población guerrerense en situación de pobreza es de 69.7%. Es decir, las condiciones para un levantamiento popular ya existían en Guerrero desde décadas atrás. No obstante, las condiciones de fragmentación ideológica y aislamiento social no habían sido las propicias para generar un movimiento del alcance de Ayotzinapa, el cual ha rebasado los límites regionales para tener eco más allá de las fronteras nacionales. 

De las compañías mineras extranjeras que explotan los recursos en el Estado de Guerrero destaca la canadiense GOLDCORP como la tercera compañía a nivel mundial de extracción de oro, con un ingreso anual de 2 mil 206 millones de dólares, y se encuentra a unos kilómetros de Ayotzinapa. 

Por eso Ayotzinapa no es un hecho aislado ni un simple acto de corrupción, ni un caso en el que estén “fuera de control” los cuerpos policiacos y militares. Se trata de un proceso de acumulación y despojo en el que los grandes capitales nacionales y extranjeros disputan el control de zonas ricas en metales preciosos o hidrocarburos con los propietarios y poseedores de las distintas regiones y comunidades que tienen como envoltura la “delincuencia organizada”. Lo sucedido en Ayotzinapa, se ubica en la ruta de la barbarie del actual del capitalismo mexicano: se trata de asesinatos y desaparición de compañeros pertenecientes a una fuerza social organizada de las clases campesinas y populares de la región con un programa político de organización clasista, fuerza que resulta un obstáculo para el desarrollo del actual patrón de acumulación de capital que se lleva a cabo en México. 

Los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa luchan por mejorar sus condiciones laborales y educativas, además de proteger a sus comunidades de la delincuencia, en particular del narcotráfico y mantienen movilizaciones en todo el estado. 

El Estado mexicano ha desatado una campaña sistemática de criminalización de la protesta social, particularmente en los temas de educación y ha generado el clima de terror, matanzas cotidianas y confusión  con la guerra contra  el  contrabando y  el narcotráfico. En Iguala se descubre esta perversidad. Pero tampoco no es diferente a lo ocurrido en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco en 1968, ni del Halconazo del 10 de Junio de 1971,  la masacre de Aguas Blancas en Guerrero en 1995 ni la de Acteal Chiapas en 1997; estamos ante uno de los hechos más sangrientos del Estado mexicano en contra de un grupo organizado que resiste a ciertas políticas del Estado.

La realidad se le sale del control al Estado represivo, no saben qué hacer, la prensa internacional los tiene copados. Se les cae su “verdad histórica” con los resultados de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos. Ahora  hacen esfuerzos para rebatir esos resultados. Es el Estado represor y su burguesía quienes han promovido, solapado y alimentado el fenómeno del paramilitarismo, el crecimiento de las mafias de contrabandistas; pero simultáneamente se valen de dicha situación para presentarse como héroes que combaten el desorden, la droga y el crimen. La farsa de siempre que esconde el voraz capitalismo. 

La imagen idílica y fantasiosa que ha promovido el gobierno de México en el extranjero a través de Peña, quien representa la irracional embestida neoliberal, se enfrenta a la realidad de una nación saqueada, degradada económica y culturalmente por los mismos que hoy ven “un país de oportunidades”, por mafiosos que impulsaron y lograron que se aprobaran en el Congreso las reformas estructurales que daban garantía al Imperialismo financiero para acceder sin obstáculos legales a la explotación  de los principales recursos de la economía nacional, como el gas, el petróleo y la minería. Dentro de este paquete se encuentra la reforma educativa cuyo objetivo no explícito es acabar con el pensamiento crítico en las escuelas, en particular con las normales rurales sobrevivientes.

Son los grandes intereses  del estado de barbarie y de muerte, el estado neoliberal, quienes  gobiernan y dominan nuestro país  y son ellos quienes han actuado en contra de la juventud rebelde, proletaria y campesina.

CONCIUDADANOS:

Es indispensable oponernos por todos los medios al terrorismo de Estado. ¡Alcémonos exigiendo justicia para los caídos y presentación de los desaparecidos!

¡Participemos en todas  las actividades convocadas por los padres de familia de los normalistas de Ayotzinapa   sin distinción de credos  o partidismos! ¡Unamos  para esta causa  a  todas las  organizaciones políticas y  sociales, sindicatos , personalidades de la cultura  del arte, de las universidades , de la juventud  defensores de los derechos humanos y  de las mujeres ¡

 ¡Cese inmediato al hostigamiento político, económico e ideológico contra el proyecto de las normales rurales y  la escuela pública!