: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!

¡2 de Octubre no se olvida, fue el estado!

 

El 2 de Octubre de 1968 en la plaza de las tres culturas en Tlatelolco, ciudad de México, se llevó a cabo una de las matanzas más sangrientas en la historia de nuestro país ejecutada por el Estado mexicano, hecho cometido por aparatos de seguridad del gobierno, el Batallón Olimpia, la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y el Ejercito Mexicano, los responsables son encabezados por Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverria Álvarez, el movimiento estudiantil en México se inserta en un contexto mundial de luchas sociales surgidas en el seno de las universidades después de vivirse un periodo de crecimiento económico de posguerra y sus elementos centrales son la exigencia de democracia, justicia y el no a la represión. El movimiento del 68 fue un movimiento social en el que participaron estudiantes de la UNAM, IPN, muchas otras universidades, organizaciones sociales y políticas, profesores, intelectuales, amas de casa, obreros y profesionistas. 

Tiene sus antecedentes en la negación de demandas sociales, salariales de trabajadores, despidos, fraudes, violación a la autonomía universitaria de parte del ejército, represiones, etc.

En noviembre de 1964 y el 19 de abril de 1965 son fechas del inicio del movimiento médico y estallamiento de paro, residentes e internos del hospital 20 de noviembre del ISSSTE reclamaron el pago de los aguinaldos atrasados y 206 de ellos fueron despedidos. En respuesta se forma la Asociación Mexicana de Médicos Residentes e Internos (AMMRI) que comenzó a organizar paros que para el día 26 de ese mes ya abarcaban a 40 hospitales del ISSSTE, Seguro Social y Ferrocarriles. 

En la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, en Morelia, desde 1961 había conquistado una ley orgánica democrática, el 1 y 2 de octubre de 1966 estudiantes y el pueblo coincidieron en un movimiento en contra del alza en las tarifas del transporte público, ante la muerte de un estudiante en las manifestaciones se declara la huelga el 4 de octubre y el ejército comenzó a patrullar calles, se efectúa un gran mitin el 7 de octubre en el centro de Morelia. El 8 de octubre, el ejército toma la universidad y detiene a decenas de estudiantes.

En 1967, estudiantes sonorenses encabezaron la protesta popular por la imposición de Faustino Félix Serna como candidato del PRI a la gubernatura de la entidad. La policía ataca las escuelas interviene el ejército y toma la universidad de Sonora

El 22 de julio de 1968, un incidente de fútbol americano entre las Vocacionales 2 y 5 del IPN y la preparatoria Isaac Ochoterena, incorporada a la UNAM, el cuerpo de granaderos detiene a varios estudiantes e invade las instalaciones de dicha vocacional.

Entre el 26 al 29 de julio de 1968, varias escuelas entran en un paro de labores, los granaderos y el ejército entran a ellas. El 26, se llevan a cabo dos manifestaciones. Cada una de ellas es convocada por diferentes agrupaciones y tienen itinerarios y horarios distintos. Una es convocada por los estudiantes del IPN en protesta por la intervención de los granaderos en la Escuela Vocacional 5 y en demanda de la desaparición del cuerpo de granaderos, la otra manifestación es convocada por alumnos de diversas escuelas del IPN y de la UNAM, denominada «Marcha Juvenil por el 26 de Julio», en conmemoración del aniversario de la revolución cubana, en la esquina de Madero y Palma, son atacados por granaderos y obligados a retroceder hasta la Alameda Central. Los estudiantes se dirigen al mitin que se lleva a cabo en el Hemiciclo, donde informan de la golpiza que han sufrido y piden apoyo. De inmediato, se organiza una marcha conjunta que avanza hacia el zócalo. En las calles de Palma y Cinco de Mayo, los estudiantes y transeúntes son reprimidos con brutalidad con más de 500 heridos y decenas de detenidos.

El 30 de julio de 1968, la Preparatoria 1 y 3 es atacada y su puerta labrada del siglo XVIII es destruida mediante un tiro de bazuca.

El 1 de agosto de 1968, el rector de la UNAM, Javier Barros Sierra en Ciudad Universitaria, condenaría públicamente los hechos, izando la bandera mexicana a media asta y se pronuncia a favor de la autonomía universitaria y exige la libertad de los presos políticos, refiriéndose a los estudiantes detenidos de la Prepa 1.

Ese mismo día encabezaría la marcha por la avenida de los Insurgentes, 

El 2 de agosto de 1968, los universitarios descontentos por un cambio de itinerario de la manifestación del día anterior realizan dos mítines frente a la Torre de Rectoría de la Ciudad Universitaria y se constituye el Consejo Nacional de Huelga (CNH), bajo 3 principios: 1.- Solo estarán representadas las escuelas en huelga, no en paro activo, 2.- Habrá tres representantes por escuela, elegidos en asamblea, 3.- No se admite la representación de federaciones, confederaciones, partidos o ligas, solo de escuelas. En el CNH llegan a estar representadas 75 escuelas con un total de 250 estudiantes miembros cuyas decisiones se hacían por mayoría de votos, representaba por igual a alumnas, y reducía la animosidad entre las instituciones rivales.

El director general del IPN, en presencia del Comité Coordinador de Huelga del IPN, acepta encabezar la manifestación que estudiantes, maestros y autoridades de esa institución tienen programada para el lunes 5 de agosto, en protesta por la represión gubernamental y el allanamiento a centros escolares por las fuerzas policiacas y del ejército condicionada a que ninguna organización estudiantil aparezca como patrocinadora, y que solo participen estudiantes y profesores del IPN. 

El Consejo Nacional de Huelga lo conforman estudiantes de la UNAM, el IPN, la Escuela Nacional de Maestros, la ENAH y Chapingo, fructificando como una organización con carácter nacional estructurado al cual otras universidades se fueron incorporando con protestas en Yucatán, Coahuila, Michoacán, Guerrero, Nuevo León, Chihuahua, Veracruz, Puebla, Sinaloa e Hidalgo.

El 13 de septiembre se realizó otra marcha de protesta al ingreso del ejército al IPN y a la UNAM. El pliego petitorio que se elaboró el 4 de agosto por el Consejo Nacional de Huelga fue; 1) libertad a los presos políticos, 2) destitución de los generales Luis Cueto Ramírez, Raúl Mendiola y del teniente coronel Armando Frías. 3) extinción del cuerpo de granaderos. 4) Derogación de los artículos 145 y 145 bis del código penal (delito de disolución social), 5) indemnización a las familias de los muertos y a los heridos víctimas de las agresiones en los actos represivos iniciados el viernes 26 de julio, 6) deslinde de las responsabilidades de los actos de represión y vandalismo realizados por las autoridades a través de los policías, los granaderos y el ejército.

El 27 de agosto de 1968 una multitudinaria marcha se dirigió al zócalo capitalino a las 15:20 horas. Asisten aproximadamente 30 mil personas, las cuales marcharon desde el Museo de Antropología. Aún no había salido la retaguardia de la marcha a las 19 horas cuando fue izada en el astabandera del Zócalo un banderín rojinegro. Al finalizar la manifestación, uno de sus líderes, Sócrates Campos Lemus, quien años más tarde sería identificado como un infiltrado en el movimiento por parte del gobierno, se pronuncia a favor de quedarse a esperar una respuesta del gobierno, a escasos días del informe presidencial. En respuesta, 3500 estudiantes permanecen en guardia. 

La madrugada del 28 de agosto de 1968, los estudiantes fueron desalojados del Zócalo y perseguidos a lo largo de las calles del Centro Histórico hasta la Torre Latinoamericana, con operativos del 43º y el 44º Batallón de Infantería y 1º de Fusileros Paracaidistas, al mando del general Benjamín Reyes García; así como 12 carros blindados de la guardia presidencial, cuatro carros de bomberos, alrededor de 200 patrullas de la policía preventiva, cuatro batallones de tránsito y unos diez motociclistas de la Dirección General de Tránsito. 

El 7 de septiembre de 1968, se lleva a cabo un mitin en Tlatelolco, denominado «la Manifestación de las Antorchas».

El 13 de septiembre de 1968, tiene lugar «La marcha del silencio», donde los manifestantes marcharon con pañuelos en la boca.

El 14 de septiembre de 1968, en un hecho aislado, cuatro trabajadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla son linchados en el pueblo de San Miguel Canoa debido a los disturbios estudiantiles en la capital.

El 18 de septiembre de 1968, el ejército invade la Ciudad Universitaria de la UNAM.

El 23 de septiembre de 1968, el rector Barros Sierra presenta su renuncia a la Junta de Gobierno de la UNAM:

El edificio de la Vocacional 5 es ametrallado por comandos policíacos vestidos de civil, ocasionando grandes destrozos.

En las primeras horas de la noche se inician una serie de choques violentos entre estudiantes y granaderos en las zonas del Casco de Santo Tomás, de la Unidad Nonoalco Tlatelolco y de la Unidad Profesional de Zacatenco.

En el Casco de Santo Tomás los estudiantes abren zanjas «con el fin de impedir el paso de los vehículos policíacos». A las 19 horas arriban al lugar alrededor de mil 500 granaderos en autobuses de pasajeros y de inmediato rodean las instalaciones del Casco.

La lucha se extiende hasta la avenida Instituto Técnico, a las 23:30 horas, «cientos de granaderos, apoyados con tiros de fusil», toman todas las escuelas del Casco de Santo Tomás. Se detienen a 350 estudiantes, hombres y mujeres. Todos ellos son trasladados a las cárceles en autobuses urbanos y vehículos policíacos.

Mientras eso sucede, en la zona de la Unidad Nonoalco Tlatelolco se registran choques entre estudiantes y granaderos. Los granaderos recurren a las armas de fuego. Después de un intenso tiroteo, toman la Vocacional 7, y detienen a los estudiantes que se encuentran en el área.

En la Unidad Profesional de Zacatenco, los estudiantes también se enfrentan a las fuerzas policíacas.

Durante las ocupaciones de la Ciudad Universitaria y del Casco de Santo Tomás, varios informes mencionan la participación de un agrupamiento denominado «Batallón Olimpia», el cual originalmente estaba destinado a cuidar las instalaciones olímpicas y pasó a ser un grupo de choque y responsable de varios enfrentamientos callejeros con los estudiantes de varias vocacionales y preparatorias.

La tarde del 2 de octubre de 1968, miles de personas se reunieron en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

El ejército y la policía vigilaban con helicópteros, por su parte, miembros del Batallón Olimpia, vestidos de civiles con un pañuelo o guante blanco, se infiltraban en la manifestación hasta llegar al tercer piso del edificio Chihuahua donde se encontraban los oradores del movimiento y varios periodistas.

El mitin comenzó a las 5:10 ya había entre 8 mil y 10 mil asistentes. Alrededor de la plaza estaban las tanquetas del 12 Regimiento de Caballería Motorizada.

A las 6:10 lanzaron las luces de bengala del helicóptero militar que ya llevaba su quinta ronda sobre la plaza. Salieron del helicóptero, fueron tres luces: dos verdes y una roja. Había francotiradores en muchas partes, justo al inicio del mitin, la luz de bengala surcó el aire, fue la señal para que el Ejército Mexicano, Batallón Olimpia y la DFS empezara a disparar de manera indiscriminada contra la manifestación pacífica, fueron 15 mil proyectiles, hubo alrededor de 300 muertos, 700 heridos y cinco mil estudiantes detenidos.

Según datos periodísticos participaron ocho mil militares de varios cuerpos destacados en la acción, 300 vehículos, entre tanques, blindados y jeeps con ametralladoras.

Los manifestantes trataban de escapar del tiroteo y se escondieron en algunos departamentos de los edificios aledaños, pero esto no detuvo a los miembros del ejército, que sin orden judicial, irrumpieron a cada uno de los departamentos de todos los edificios de lo que conforma la Unidad Tlatelolco, para capturar a los manifestantes. Horas después, la plaza estaba llena de zapatos y los estudiantes fueron llevados a culatazos a dos lugares: las puertas de los elevadores del edificio Chihuahua, donde fueron desvestidos quedando solamente en ropa interior y golpeados, y al exconvento situado al lado de la Iglesia de Santiago-Tlatelolco, donde reunieron a aproximadamente 3000 detenidos, los cuales fueron enviados a distintas cárceles de la Ciudad de México, las dirigencias a la penitenciaría o el «Palacio Negro» de Lecumberri así como al Campo Militar Nº 1.

La cantidad de asesinados, heridos, desaparecidos y encarcelados no se conoce debido a la censura o control gubernamental de ocultar la verdad.

El corresponsal de la BBC de Londres en México, Julian Petiffer, quien presenció los hechos, mencionó en un despacho noticioso que «en una destacable demostración de estupidez, brutalidad, o ambas juntas, el ejército y la policía pasaron fuego de ametralladores por miles de manifestantes pacíficos y gente que iba de paso por el lugar...» y estimó el número de estudiantes asesinados en al menos 200.

Miembros del Consejo Nacional de Huelga proporcionaron al periodista británico John Rodda la cifra de 325 muertos, número que Rodda no confirmó antes de su publicación en el rotativo The Guardian, pero que cotejó con datos del Hospital Militar para concluir que fueron 267 muertos y 1,200 heridos. 

En 1968, México era gobernado por Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez fungía como secretario de Gobernación fueron los responsables y nunca fueron juzgados, desde entonces y hasta el último todos los presidentes priistas y panistas han permanecido en silencio ante estos hechos, que afectaron a los movimientos sociales de estudiantes y de trabajadores.

En el edificio del Servicio Médico Forense, las planchas eran insuficientes estaban repletas de cadáveres amontonados, unos encima de otros. Había cuerpos de niños, de niñas, de mujeres embarazadas... Ahí había como 200 cadáveres de gente masacrada. Algunos detenidos mencionan que en el Campo Militar Número Uno estaban detenidos trabajadores y estudiantes que fueron torturados, muchos no se supo de ellos.

Internacionalmente se sabía poco de la reciente matanza de estudiantes debido a la fuerte censura que ejerció el gobierno mexicano hacia los medios de comunicación, nacionales y extranjeros, para evitar una mala imagen internacional. A la fecha no se ha castigado a nadie de la matanza del 2 de octubre del 68.

¡2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA, FUE EL ESTADO!