: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!

Silvano Aureoles y el militarismo, la metástasis de la reforma educativa

Silvano Aureoles, el hombre que nace de cuna humilde y que se integra a un partido que representó dentro de la apertura política electoral, una esperanza, pero el destino al cabo de 25 años lleva al hombre y al partido a un horizonte diametralmente opuesto a los intereses del pueblo.

El perredismo se ha convertido en el proyecto político electoral de mayor frustración y fracaso para el pueblo de México, donde la derecha más ortodoxa neoliberal se apodera del partido y bajo su égida se han dado los casos más álgidos de violación a los derechos humanos y corrupción como es Ayotzinapa. 

Su miopía lo ha llevado a tergiversar los procesos históricos, su traición al pueblo de México, su filiación al neoliberalismo consumado en el “Pacto por México”, su cercanía a Peña Nieto y a los empresarios pero sobre todo los procesos de corrupción al interior lo ha llevado a su crisis terminal, a un daño irreparable en sus estructuras y a un proceso de desaparición. 

Silvano y el PRD han perdido de tal manera la identidad a un proyecto social que están impregnados completamente del tumor del neoliberalismo y han apelado a una quimioterapia de salvación acercándose al priismo, formando parte conjunta del cáncer neoliberal del que tarde o temprano sucumbirán.

Por eso cuando Silvano, Nuño, Peña Nieto y “mexicanos primero” abrazan completamente el militarismo en la educación, en realidad es la metástasis de la reforma educativa, ya que carecen de modelo pedagógico, el imperativo de justicia, su programa de acción es impregnar el miedo, son las ordenes de aprehensión y su lema “la aplicación de la legalidad” aunque se violen los derechos de los trabajadores de la educación.

Siguen de manera fiel el modelo neoliberal ortodoxo a ultranza derivado del aplicado por Margaret Thatcher en Inglaterra, Ronald Reagan en Estados Unidos y Augusto Pinochet en Chile, que demuele la rectoría del estado, entregan todas las empresas estatales a los empresarios privados, destruyen los derechos sociales y enfrentan con dureza y de manera visceral a los sindicatos y organizaciones sociales.

¿De donde viene la posibilidad que una persona nacida en el seno de una familia humilde tenga en su mente la implantación del más ortodoxo neoliberalismo, el neoliberalismo militarista?

Silvano Aureoles representa un modelo de organización política, económica y social alejada del pueblo, que con la implantación de las reformas estructurales posibilitan la apuesta por la inversión de las trasnacionales extranjeras sobre todo las extractivas dedicadas a la minería a cielo abierto, la entrega de los recursos naturales, el endeudamiento, la expropiación de los territorios, pero sobre todo de la implantación de una ideología conservadora que prioriza el uso institucional de la violencia y la concentración de la toma de decisiones (mando único o autoritarismo).

Es un impulsor de las reformas estructurales mediante el llamado “pacto por México” es el pacto de la clase política con las elites y las trasnacionales para entregar la riqueza de los mexicanos basándose en el poder de la fuerza, bajo el cual se agudizan los rasgos totalitarios para la adaptación de la nueva realidad económica y laboral, legalizan soluciones de fuerza al margen de los derechos humanos. 

Es la derechización del perredismo como neoautoritarismo regional que promueve la hiperconcentracion del poder de acuerdo a los patrones neoliberales más ortodoxos y que conceptualiza la defensa de los derechos sociales como enemiga del sistema neoliberal. 

Boaventura de Sousa Santos habla, a nivel global, de Socio fascismo, una etapa donde determinados espacios de libertad política, coexisten con nulas posibilidades de justicia social y económica. O dictaduras civiles o democracia oligárquica.

Es la dictadura del neoliberalismo, que define el actual cambio vinculado al poder de la fuerza, son las nuevas reglas para nuevas etapas, en la educación es la utilización de toda la fuerza para implantar el concepto de “derecho a la calidad educativa”, es decir privatización educativa u obtención de ganancias en este sector al cual consideran un servicio.

Al invocar el imperativo de cumplimiento a las nocivas leyes de las reformas estructurales como adecuación de la constitución al pensamiento hegemónico, las reformas estructurales inician la fase del constitucionalismo autoritario, manifestación cualitativa de pensamientos y lógicas policiacas y cuantitativamente la militarización de áreas geográficas específicas.

Es la acumulación económica mediante la agresividad como nueva fase de expansión de la clase empresarial en todos los sectores, petróleo, minería, educación, servicios y concesiones, estos bienes sometidos a la nueva enajenación construidos en detrimento de los derechos humanos.

Es el ataque a los trabajadores de la educación que se realiza utilizando el lenguaje ideológico de la derecha neoliberal, en la insistente repetición de conceptos para generar imaginarios individualistas exacerbados y autoritarios como liderazgo, empresa, servicios, cumplimiento de la ley, legalidad, ordenamientos, etc., para eliminar los conceptos de gobernabilidad, colectividad, bien común, derechos sociales etc.

Al apoderarse los empresarios de la educación, buscan construir nuevos símbolos basándose en la criminalización de los propios afectados, según ellos aplicar todo el peso de la ley contra los trabajadores de la educación, no cumplir la evaluación es el inminente cese en el empleo u órdenes de aprehensión contra los trabajadores y una gigantesca campaña ideológica conservadora desde los medios de comunicación, agresiva contra los maestros y acrítica y complaciente hacia la pobreza, la enorme corrupción y a la violación de los derechos humanos.

¡La derrota de la reforma educativa avanza inminente dentro de sí misma!, los empresarios se han concentrado en legitimar su proyecto mediante rasgos autoritarios y el modelo pedagógico que beneficie el desarrollo de los mexicanos está ausente. Como mencionó el Padre Solalinde, en Michoacán falta un paso para llegar a un Ayotzinapa, ¿Silvano Aureoles dará ese paso? Sin duda alguna, la política de agudización de las líneas de tensión para la aplicación de la reforma educativa malogrará a la misma. La racionalidad en que ha caminado el magisterio desde la construcción y aplicación del Programa Alternativo de Educación y Cultura en miles de escuelas, los programas socioeducativos para miles de niños en condición de alta pobreza, la defensa firme de la Educación Pública y los Derechos Sociales, la recuperación del Proyecto Histórico de los mexicanos es el verdadero camino y esperanza para el futuro de nuestra Patria.

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEMOCRÁTICO DEL SNTE

MOVIMIENTO DEL MAGISTERIO DEMOCRÁTICO NACIONAL