: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!

Quintana Roo en pie de lucha

Ayer fue un día en que el Magisterio Quintanarroense demuestra al gobierno y a la Sociedad que no se someterá a la Reforma Educativa, que seguirá haciendo conciencia social, que es solidario con los demás sectores de la Sociedad que están luchando.

Sentirse orgullosos de ser maestros y promover la organización del pueblo.

Nadie es eterno. No estarás ahí para proteger a tu hijo y a tu familia de lo que les esperá en el futuro de la situación catastrófica que se dará si te quedas como observador.

Continuaremos saliendo a las calles a luchar y con muchos ánimos hasta organizar al pueblo y como magisterio recuperar nuestra estabilidad laboral.

Los compañeros y ciudadanos que salen a volantear, marchar hacen la diferencia y a la vez crean las condiciones para detener lo que hace años iban a implementar.

Felicidades a todo el Magisterio que no se queda callado como fue ayer aquí en Playa del Carmen y Cancún.

También es un orgullo decir que secretarios generales integrantes a las Bases Magisteriales Democráticas de Quintana Roo y otros secretarios que se han ido sumando a la lucha impulsan en sus delegaciones las movilizaciones contra la Reforma Educativa.

El resultado se vio ayer en Cancún.

La lucha es diaria.