: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡La reforma educativa no pasará!

Desea triunfo a profesores disidentes

José Enrique González Ruiz

La ciudad de las libertades se está transformando en la urbe del encapsulamiento de las protestas ciudadanas. Como si no fuera también la capital de los michoacanos o los chiapanecos, a los maestros provenientes de estas y otras entidades se les impide regresar al centro político de la nación. Quieren expresar, con base en los derechos consagrados en la Constitución y en los tratados internacionales firmados por el Estado, su desacuerdo con la mal llamada reforma educativa, impuesta por el gobierno, y se les levanta de los lugares públicos y, cual semovientes, se les traslada a donde las autoridades deciden.

Los maestros de México no merecen este trato. De hecho, nadie lo merece. Sus demandas son legítimas, pues se han inconformado con una política que los despoja de derechos laborales y los deja en la inestabilidad laboral. Han resentido el encarcelamiento de varios de sus compañeros, el asesinato de algunos colegas, los denuestos de prensa orgánica al poder, y ahora el desplazamiento forzado.

La Ciudad de México es la capital es de todos los mexicanos, y si aquí están centralizados los poderes, es lógico que aquí se personen quienes tienen algo que tratar con sus detentores. Hemos ganado las libertades a costa de grandes sacrificios, y no debemos permitir que el autoritarismo y la cerrazón las echen abajo.

Los maestros democráticos van a vencer esta embestida contra la educación pública, laica y gratuita. Saldrán adelante porque la población entiende que si los derrotan, pronto los tiranos harán su voluntad. El gobierno capitalino debe cesar los ataques a la libertad de expresión y de manifestación de los maestros de México.