: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!

El miedo a los maestros

Gloria Muñoz Ramírez

Los maestros tienen la razón y el Estado tiene miedo. El rechazo a la reforma laboral, que no educativa, está en las calles. La movilización de este viernes 3 de junio demostró la salud de un movimiento que crece a pesar de la agresiva campaña de desprestigio. La desesperación de un gobierno que ha renunciado al diálogo y optado por las amenazas y los golpes lo llevó a una dramática y televisada vejación de militantes del PRI a maestros que fueron trasquilados y obligados a caminar descalzos por las calles de Comitán, Chiapas, acción de la cual fue culpada la CNTE. El desmentido de algunos de los agraviados no hace sino fortalecer al movimiento y sus demandas. No fue la coordinadora, fueron el PRI y sus aliados.

Aun si no se estuviera de acuerdo con las exigencias del magisterio, los maestros tienen derecho a caminar y marchar por las calles de la Ciudad de México y de cualquier otra entidad; a protestar y a manifestarse como en cualquier estado democrático. No en México, donde son tratados como delincuentes peligrosos a quienes hay que encapsular para impedir el libre tránsito. Este viernes la Policía Federal subió a los autobuses públicos, se metió al Metro, tomó, literalmente, la ciudad, en un operativo cómplice con la policía de Mancera.

Visitantes distinguidos, los nombró el rector de la UACM, Hugo Aboites, y así debería recibirlos una población por cuya educación pública se está luchando. Por eso el Consejo Universitario de la UACM, sin ambigüedad alguna, los recibe con los más grandes honores. Estamos haciendo lo que nos corresponde: que la universidad se manifieste en favor de las mejores causas sociales, dijo el rector.

Las amenazas y el hostigamiento mediático juegan en favor de los maestros. Hasta hace unas semanas podría pensarse que no contaban con el respaldo ciudadano, pero en las recientes movilizaciones la gente ha salido a las calles a manifestarles su apoyo. Es la gente de a pie, pero también la de las organizaciones, la que está colmando las calles. Jornaleros de San Quintín; los padres de los normalistas de Ayotzinapa; el Sindicato Mexicano de Electricistas; los estudiantes de la UNAM, el Poli, la UAM y la UACM, y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, entre muchos otros, están apoyando abiertamente las demandas.

Con la reforma se trata de provocar una catástrofe en el sistema educativo de modo que las familias tiendan, doblando turnos, a las escuelas privadas; o se conformen con que sus hijos se formen consumiendo televisión, radio y medios digitales; o en la calle, o ni eso, advirtieron los zapatistas.

La ola de insurgencia magisterial está en ascenso. La CNTE insiste en el diálogo, mientras el Estado envía a miles de policías a encapsularlos como reses, lo cual no hace sino avivar la llama de la indignación.