: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!

Crisis neoliberal

Educación: ahora la salud

Julio Hernández Astillero (Fragmento)

Se manifestaron en todo el país trabajadores de la salud, quienes decidieron dar visibilidad a los múltiples problemas que viven cotidianamente y por los cuales suelen ser señalados y denunciados por usuarios que no siempre tienen información de las carencias estructurales que llevan en muchos casos a médicos, enfermeras y empleados en general a negar atención o a prestarla de manera defectuosa.

La degradación de los servicios de salud pública ha tenido como contexto la institucionalizada corrupción que ha ido mermando la capacidad financiera de los diversos entes relacionados con el tema. Durante décadas se ha colocado a la cabeza de institutos públicos de salud a políticos que han aprovechado los cargos para traficar con contratos, compras y asignaciones varias. En los años recientes el daño económico ha sido inocultable, pues entre otros de sus signos se ha visto la disminución de la calidad de los servicios, la falta de medicamentos y la sustitución de algunos por otros de menor calidad y las fallas de equipos especializados.

Los trabajadores de la salud rechazan el tal proceso de universalización, porque exactamente son ellos quienes saben de la inviabilidad del planteamiento de primer mundo que pretende facilitar a cada cual el ser atendido en cualquiera de los institutos de salud pública disponibles. Si en la actualidad es sumamente difícil recibir atención aceptable en donde corresponde al derechohabiente, peor será cuando acuda a otros, por más que la propaganda oficial se esmere en promover supuestas bondades del nuevo mecanismo. Además, los derechos laborales de los empleados de la salud púbica también están en riesgo, en este mover de cartas que en el fondo, como en el juego de dónde quedó la bolita, busca mover y remover todo para disimular, llevando los servicios y la plantilla laboral a la baja, que esa estructura gubernamental ha sido llevada a terrenos críticos y que en el horizonte, aunque los funcionarios en turno declaren lo contrario, está el fantasma de la privatización.