: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!
: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!

La verdadera intencionalidad del “Nuño modelo educativo”

El “Nuño modelo educativo” presentado el pasado 13 de marzo por Aurelio Nuño y Peña Nieto es el modelo de la punitiva reforma educativa impuesta en febrero de 2013, corresponde “pedagógicamente” al modelo económico político y social del neoliberalismo mexicano, que adapta laboral e ideológicamente a nuestra niñez al precarizado y sin derechos sistema internacional de acumulación del capital. Cada modelo político tiene su propio modelo educativo y a los empresarios ya les urge la implementación del suyo, presentación tardía en el periodo sexenal y en plena descomposición del neoliberalismo mundial.

Es la representación del ideario pedagógico neoliberal vetusto y agotado para generar desarrollo y crecimiento representado por Claudio X González, Salinas de Gortari, Felipe Calderón, Peña Nieto, Azcárraga, Slim, “la Patronal“, el “Pacto por México” (PRI, PAN, PRD), de las reformas estructurales, del “gasolinazo” y las devaluaciones. Todos los gobiernos emanados de estos partidos defienden el proyecto neoliberal y han reprimido sistemáticamente cualquier oposición. De ahí las causas por las que rompe y destruye el modelo educativo construido por la Revolución Mexicana y plasmado en el artículo 3º de la Constitución de 1917. Es el acérrimo enemigo de la escuela pública, gratuita, laica, científica, del maestro, del estudiante normalista y del Pueblo en general.

Es un modelo entrópico que degrada la vida, el desarrollo y la verdad. Causa por la que apuntala y justifica la intervención extranjera que promueve los proyectos de muerte; la apropiación de nuestros recursos naturales y los territorios; elimina contenidos científicos, humanistas y para el razonamiento; adultera la verdad al mencionar que promueve una buena educación. 

No ha tenido la capacidad de explicar y corroborar en la práctica su concepto de “calidad” ni tampoco la inutilidad de la escuela pública, laica y gratuita, ni la culpabilidad del maestro y del normalismo en la larga crisis de la educación en México.

A pesar de las grandes aportaciones de la pedagogía mexicana, la desecha, y, sin alguna innovación, reproducen devotamente y remedan con orgullo el glosario del fracasado modelo oscurantista de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), aplicado similarmente en muchos países y que consiste fundamentalmente en:

(a) La privatización indirecta de la educación a través de un presupuesto en constante reducción y que beneficia lucrativamente a particulares a través de uniformes, becas, libros de texto, desayunos escolares, construcción de infraestructura, limitación de matrícula, evaluadoras, cuotas obligatorias disfrazadas de voluntarias, empresas del rubro informático, etc.

(b) La descentralización presupuestal de la educación, mediante el criterio de la autonomía económica escolar, responsabilizando a padres de familia de materiales, mantenimiento, servicio, inscripciones en la escuela, etc.

(c) La introducción de medidas de irracionalización de la gestión educativa en las escuelas, aumentando el número de alumnos por aula y, consecuentemente, disminuyendo el número de docentes por escuela.

(d) El empobrecimiento y la desintegración de contenidos de las materias de humanidades y lógica y la disminución de horas y docentes en las materias consideradas.

(e) El aumento de horas pedagógicas anuales sin incrementar las remuneraciones del profesor y sin tener en cuenta el carácter del trabajo docente, que prosigue fuera de la escuela y en el hogar y en actividades de capacitación permanente, preparación de clase, lecturas y otras experiencias educativas.

(f) La introducción de la flexibilidad laboral para el trabajo docente (el acto educativo sin derechos) mediante el sistema de los contratos por año escolar, sin derecho vacacional (ahora son recesos), evaluaciones que significan la negación misma del título pedagógico y la creación del ejercito de reserva magisterial que permite mantener salarios paupérrimos para el maestro.

(g) Se sustituye la supervisión y evaluación del trabajo docente, de carácter integral y basadas en criterios pedagógicos, por un sistema de evaluación que privilegia la competencia individual y anula la plaza base, obligado a defender individualmente el título pedagógico, la estabilidad en el empleo y el salario, aplicando los criterios empresariales de la medición del trabajo docente.

Como profesionales de la mentira degradan la verdad; es un sofisma entretejido por la clase empresarial, el régimen político y la OCDE; cuyo discurso neoliberal presenta un léxico ecléctico incumplible en la práctica que encubre los procesos más dramáticos de empobrecimiento de nuestros pueblos, confeccionado para pretender armonizar mediante el acto educativo la acumulación de capital y la pobreza, la pérdida de derechos y la producción de bienes materiales, la violencia y la sumisión, sostiene de manera cruda las evaluaciones punitivas y el acto de educar sin ningún derecho. 

Aparecen en su discurso: “humanismo”, “pensamiento crítico”, “nuevas habilidades”, “ciudadanos exitosos del siglo XXI”, “mérito”, “autonomía curricular”, “gestión en las escuelas”, “educación equitativa e incluyente”, “nueva gobernanza”, “educar para la libertad y la creatividad”, “aprendizajes claves”, “aprender a lo largo de la vida”, “habilidades socioemocionales”, “entendimiento de la nueva pedagogía”, etc.

En sus entrañas es la posición filosófica posmoderna que al tener como categoría central la incertidumbre rechaza el análisis dialéctico de los fenómenos. Se hace agnóstica porque niegan la posibilidad de conocer.

Con la incertidumbre y precariedad educativa el modelo es incongruente al afirmar que proporciona herramientas para triunfar y desarrollar habilidades socioemocionales, (control emotivo ante la inestabilidad) consecuentemente nulifica el proceso de transformación, lo que obliga al estudiante a buscar fuera de la escuela el conocimiento o informaciones (aprender a aprender) particularmente en las redes sociales y a lo largo de su vida para compensar lo que la escuela no puede aportarle, sepultando el aspecto vivencial y la práctica del conocer científica y analíticamente. 

De ahí su estridencia sobre la rapidez y avance de las comunicaciones y el fetichismo sobre el internet como solucionador de problemáticas pedagógicas. En la sociedad del conocimiento se promueve una visión del mundo sin conflictos ni contradicciones y una falsa neutralidad de la ciencia y la tecnología, es el abandono del estudiante ante el avasallador discurso ideológico en los multimedia para que conviva desde esta individualidad en formación hacia lo externo o colectivo ahí también aprende a ser (neoliberal), invirtiendo la lógica de la vida social.

Los perfiles de egreso o logros esperados, son reduccionistas y demeritan las verdaderas potencialidades del sujeto, son acompañados por una secuencia entre los niveles educativos carentes de didáctica que abona a la ruptura pedagógica y destruye el desarrollo del individuo.

En su planteamiento curricular, prevalece una visión errónea del aprendizaje al considerarlo un proceso acumulativo, mecánico y reduccionista, con la autonomía curricular se justifica la libertad de ajustar necesidades en los contenidos, pero en el hecho los culpables del futuro fracaso se canalizarán en los consejos escolares y no al modelo.

De la autonomía de gestión, en el fondo esconde la abdicación del Estado para asumir su responsabilidad de otorgar educación a todos, no de garantizarla. La profesionalización docente es la adaptación ideológica de los profesores al neoliberalismo pedagógico y la enseñanza a los estudiantes a desenvolverse en un mundo precarizado.

La inclusión y la equidad es el hacinamiento áulico como cobertura educativa para todos los estudiantes ante los nuevos esquemas de bajo presupuesto, un mismo maestro tendrá la tarea de atender los contenidos curriculares, el inglés, necesidades educativas especiales, educación física y artística, limitando drásticamente las nuevas contrataciones. La gobernanza es la aceptación de la unilateralidad administrativa, laboral y pedagógica de la SEP y el INEE así como la integración de los empresarios (sociedad civil) en los consejos escolares y los consejos de participación social en todos sus niveles y en el mismo INEE como parte de la nueva realidad.

La privatización de la infraestructura (escuelas al CIEN) ha elevado 400% los costos en construcción, por lo que los 50 mil millones de pesos resolverán parcialmente problemas solo en 10 mil escuelas de 210 mil, pero generarán fuertes ganancias empresariales. La reconcentración de escuelas es la expulsión educativa de sus comunidades de los estudiantes de 4 mil 858 escuelas en zonas de alta marginación para hacinarlos en distritos educativos.

Anticipan el fracaso “alertan que las metas calendarizadas para el ejercicio fiscal 2018 quedarán sujetas a la disponibilidad de recursos’’, a la niñez mexicana la someten a otro yerro intencional, de grandes proporciones con planteamientos teóricos-pedagógicos que vienen eliminando paulatinamente los conocimientos científicos, la lógica, las ciencias sociales, las construcciones culturales y artísticas y la memoria histórica de nuestros pueblos.

La precariedad educativa se convierte en una herramienta que justifica, la intromisión empresarial, la existencia del INEE, la culpabilidad del maestro, las punitivas evaluaciones, la existencia de bajos salarios, la formación del ejército magisterial de reserva, la formación técnica para la generación de la tasa de ganancia del capital, pero sobre todo la formación limitada de la niñez mexicana para que no tenga las herramientas de entender la problemática del mundo y aportar soluciones y transformaciones.

Por todo lo anterior, manifestamos nuestro rechazo rotundo a la reforma educativa, al “Nuño modelo de educación” y a sus punitivas evaluaciones y hacemos un exhorto al magisterio nacional a acrecentar la resistencia con organización y participación en la gran Jornada Nacional Magisterial de Lucha 2017 para echar abajo estos letales proyectos emanados de la OCDE y sus reformas estructurales, trabajaremos por el derecho a una educación laica, gratuita y científica, en realizar auténticas construcciones pedagógicas y a que en cada una de las escuelas del país se aplique el Programa Nacional Alternativo de Educación y Cultura (PNAEC) el verdadero programa educativo para la transformación y desarrollo de nuestra Patria.

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

¡HASTA QUE LA DIGNIDAD SE HAGA COSTUMBRE… NO PARAREMOS DE ANDAR!

FRATERNALMENTE

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEMOCRÁTICO DEL SNTE EN LUCHA

CONGRESO NACIONAL DE BASES

MOVIMIENTO DEL MAGISTERIO DEMOCRÁTICO NACIONAL

cendsnte.org