: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!
: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: Por la educación al servicio del pueblo

José María Morelos en los tiempos actuales

Contra la opulencia, la ignorancia, la rapiña y el hurto.

La soberanía, dimana directamente del pueblo.

Que la América es libre independientemente de España y de toda otra nación.

¿Cómo recordar a Morelos en tiempos de urgencia nacional?

¿Quién vive? Preguntaban en los linderos del campamento insurgente. Del otro lado la respuesta era: AMÉRICA HERMANOS.

¡QUE LA AMÉRICA SEA LIBRE! Fue una de las proclamas mayores de los Sentimientos de la Nación redactados por el Generalísimo Morelos, título rechazado por él mismo y reclamado el de “Siervo de la Nación” para dar cuenta que el principio de los hijos de la patria ha de ser el de servir al prójimo, el bien común, el para todos todo, y no los escandalosos e indignantes actos de corrupción desde la esfera oficial.

30 de septiembre de 1765, nace José María Teclo Morelos Pavón y Pérez, sacerdote, insurgente y patriota.

Los conspiradores hombres y mujeres preocupados por la situación de la Nueva España, por la detención del Rey de España por los franceses, se propusieron formar una junta en la Ciudad de México, tomar preso al virrey y a las demás autoridades de la Colonia, para prevenir al país sobre una inminente invasión francesa y sin duda para mejorar la vida de los más pobres.

La conspiración de Valladolid es descubierta en diciembre de 1809 y la de Querétaro en septiembre de 1810. Los insurgentes toman Guanajuato y sin resistencia Valladolid el 17 de octubre. Morelos, asume su responsabilidad cívica e histórica, enterado de la situación busca a hidalgo. Alcanza al ejercito insurgente en Charo y se entrevista con Hidalgo. Ahí acuerdan que Morelos habrá de organizar las fuerzas insurgentes en el sur del país. Reclutar a indígenas, obreros, artesanos, a todo tipo de trabajadores y hacerse de los recursos necesarios para la guerra.

Poco antes del fracaso militar en Acapulco, Morelos había dictado en la localidad de El Aguacatillo, en el actual municipio de San Luis Acatlán varios decretos, destacando:

Reiterar la medida dictada por Hidalgo en Guadalajara, de establecer nuevo gobierno en manos de los americanos, es decir, todos los nacidos en la Nueva España. ¡A eso tenemos derecho, al ejercicio soberano del poder colectivo y del buen gobierno!

Suprimir el tributo, la esclavitud, las cajas de comunidad, las deudas a peninsulares y el monopolio de la pólvora. Recordar hoy a José Ma. Morelos, es oponernos a la moderna esclavitud, donde se imponen largas jornadas de trabajo, salarios miserables y ningún derecho laboral. Moderna esclavitud dedicada en especial para los trabajadores más jóvenes.

Estas proclamas se van a reiterar en los Sentimientos de la Nación el 14 de septiembre de 1813.

1. Declarar la independencia de América de España, de cualquier otra Nación, gobierno o monarquía. Recordemos a Morelos, luchando por recuperar como nación nuestra soberanía política, energética, territorial, alimentaria, educativa y cultural. No permitamos que manos extrañas mancillen nuestra dignidad como pueblo y nuestro derecho a ser un pueblo con independencia.

5.- Establecer que la soberanía dimanaría del pueblo y del Supremo Congreso Nacional Americano compuesto por representantes de cada provincia, eliminándose la figura del rey de España. ¿Quién manda en este territorio nacional? Los nacidos en estas tierras, somos primeros en derecho, y ni la OCDE, ni el BM, ni ninguna corporación extranjera puede y debe decidir el rumbo de nuestro país. Nos asiste el derecho de ser un pueblo libre en tiempos de neocolonialismo.

6.-Que el gobierno se dividiría en tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial. En nuestros tiempos está división de poderes está prácticamente anulada.

9.- Con la finalidad de proteger a los americanos, los empleos quedarían reservados para estos.

11.- Se cambiaría la forma de gobierno, se eliminaría el sistema monárquico y se establecería un gobierno liberal.

12.- Socialmente se pretende una mayor igualdad, reduciendo el tiempo de los jornales y se debe procurar mejores costumbres para las clases marginadas. De esta manera Morelos exhortó al Congreso trazar leyes para moderar la opulencia y la pobreza y lograr así una mayor igualdad social.

15.- Se proscribe la esclavitud y la distinción de castas.

22.- Se desaparecen las alcabalas, estancos y el tributo de los indígenas.

En el histórico Congreso de Chilpancingo, del 14 de septiembre de 1813, hubo representantes de casi todo el país. Figuraban, entre los principales, Ignacio López Rayón, José María Liceaga, Andrés Quintana Roo y José María Cos.

Morelos, hijo del pueblo, conocedor de las miserias de éste y de sus necesidades, quería moderar la opulencia entre los ricos y abatir la indigencia. Sólo así podría destruirse efectivamente la esclavitud. En nuestros tiempos, con el desempleo, el abandono del campo, los bajos salarios, con la sobreexplotación del trabajador y el robo al pueblo de sus riquezas, no alcanzamos ni la justicia ni la libertad.

El Congreso redactó la Constitución, conforme a los principios antes mencionados, y concedió a Morelos un título: el de alteza, que él rechazó y cambió por otro: siervo de la nación. La Constitución, que contenía principios muy avanzados, fue jurada en Apatzingán el 22 de octubre de 1814, pero no llegó a aplicarse porque los insurgentes se vieron constantemente perseguidos por el ejército realista, cada vez más poderoso gracias a los recursos que recibía de España. La Constitución promulgada el 22 de octubre de 1814, por el Congreso de Chilpancingo reunido en la ciudad de Apatzingán a causa de la persecución de las tropas de Félix María Calleja, fue válida para las fuerzas de los insurgentes y los territorios que lograron en el transcurso de la guerra de la Independencia. Formulando la buena ley, se alzaban como un pueblo con soberanía.

En el Capítulo II. De la soberanía popular

Artículo 2°.- La facultad de dictar leyes y de establecer la forma de gobierno que más convenga a los intereses de la sociedad, constituye la soberanía.

Artículo 3°.- Ésta es por su naturaleza imprescriptible, inajenable, e indivisible.

Artículo 4°.- …todos los ciudadanos, unidos voluntariamente en sociedad, éstos tienen derecho incontestable a establecer el gobierno que más les convenga, alterarlo, modificarlo, y abolirlo totalmente, cuando su felicidad lo requiera.

Artículo 5°.- Por consiguiente la soberanía reside originariamente en el pueblo…

Artículo 9°.- Ninguna nación tiene derecho para impedir a otra el uso libre de su soberanía. El título de conquista no puede legitimar los actos de la fuerza: el pueblo que lo intente debe ser obligado por las armas a respetar el derecho convencional de las naciones.

Artículo 11.- Tres son las atribuciones de la soberanía: la facultad de dictar leyes, la facultad de hacerlas ejecutar, y la facultad de aplicarlas…

Capítulo III. De los ciudadanos

Artículo 13.- Se reputan ciudadanos de esta América todos los nacidos en ella.

Capítulo IV. De la Ley

Artículo 18.- La ley es la expresión de la voluntad general en orden a la felicidad común: esta expresión se enuncia por los actos emanados de la representación nacional.

Capítulo V. De la igualdad, seguridad, propiedad, y libertad de los ciudadanos

Artículo 24.- La felicidad del pueblo y de cada uno de los ciudadanos consiste en el goce de la igualdad, seguridad, propiedad y libertad. Luchemos por el buen vivir y la felicidad para todos.

Morelos, en su última campaña avanzó hacia Valladolid. Derrotado, sus tropas tuvieron que retirarse, y en Puruarán, Mariano Matamoros cayó prisionero. Los realistas lo fusilaron. El ejército del virrey reconquistó en seguida las ciudades de Oaxaca y Acapulco, y persiguió a Hermenegildo Galeana, que fue derrotado y muerto en Coyuca, población situada en lo que hoy es Estado de Guerrero.

El Congreso, escoltado por Morelos y perseguido por los españoles, se dirigía a Tehuacán cuando fue atacado por las tropas realistas. Morelos presentó combate en Tesmalaca, y allí cayó prisionero. Conducido a la ciudad de México, la Inquisición lo juzgó y degradó conforme a las leyes eclesiásticas. Después se le abrió proceso militar y se le condenó a muerte.

Morelos fue fusilado en San Cristóbal Ecatepec el 22 de diciembre de 1815. A punto de recibir las balas que lo dejarían sin vida, exclamó: "Morir es nada cuando por la Patria se muere", y así perdió México a uno de sus hombres más grandes.

Como recordar a Morelos en los tiempos actuales:

Primero, con el imperativo ético de la verdad, creer la verdad, y no creyendo nunca más la mentira.

Segundo, Mejorando la vida de los trabajadores y los pueblos.

Tercero, RESPETANDO a nuestros jóvenes, trabajando y luchando por ellos, indignándonos y luchando contra los actos represivos en su contra. Nos faltan 43. El gobierno debería sentir un mínimo de vergüenza por los actos cometidos en contra de nuestros jóvenes, universitarios, politécnicos, normalistas, desempleados, migrantes, empobrecidos y maltratados.

Recuperando nuestra mexicanidad, indianidad, identidad cultural, territorialidad, soberanía y dignidad que nos hizo nación. No permitamos se nos arrebate el proyecto histórico de nación, que se pretende desde los planes neoliberales de integrarnos de forma subordinada al Bloque regional del Norte.

Organizándonos para construir el nuevo desarrollo político para un México con Soberanía. A México le urge cambiar, ese cambio debe orientarse hacia la soberanía nacional y popular, hacia la justicia y la felicidad.

Recordemos a Morelos, disponiendo nuestros mayores esfuerzos a la defensa de la escuela pública y al fortalecimiento del programa de la buena educación para el buen vivir. La educación popular en cuanto contribuya a restituir la soberanía al pueblo; integral en cuanto coadyuve al pleno desarrollo de las potencialidades humanas; científicas en tanto posibilite el libre acceso al conocimiento y a la cultura universal, para renovar la vida con nuevos juicios, nuevas razones, nuevos proyectos y nuevas relaciones de equidad; humanista al comprometerse con las necesidades de niños y jóvenes.

A dónde va la escuela que no mira a los niños cuando tienen hambre o frío, decía el abuelo Freire, esa escuela es incapaz de construir encuentros pedagógicos y culturales entre iguales.

Hoy es un gran día para la nación Mexicana, para el estado de Michoacán, tierra de mujeres y hombres bien nacidos y dignos.

En momentos difíciles, la solidaridad se da entre iguales; nuestra solidaridad a todos nuestros hermanos que hoy sufren por los desastres naturales; alto a la corrupción, exigimos al gobierno, la reconstrucción inmediata; que los recursos destinados al pago de deuda, industria militar, campaña electoral, etc., sean reorientados y se hagan llegar directamente a los que hoy demandan ayuda urgente.