: ¡Todos los trabajadores a tirar la letal reforma educativa y a defender la educación pública, gratuita y popular!
: ¡Retiro de las ordenes de aprehensión contra todo el magisterio nacional!
: Por la educación al servicio del pueblo
: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos, presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa!
: Resistir, ocupar, educar, transformar, construir poder popular
: ¡Exigimos al gobierno de Puebla deje de perseguir a los luchadores sociales!
: ¡Alto a la represión física y administrativa contra el magisterio nacional!
: ¡Alto a los ceses ilegales de maestros en todo el país por su lucha en defensa de la educación pública y de los derechos laborales!
: ¡La reforma educativa no pasará!
: ¡Desde la soberanía del pueblo, declaramos: la abolición de la reforma educativa!

Rompimos con la legalidad estatutaria

El SNTE, desde su creación en 1943, como todo sindicato creado al amparo del gobierno, tuvo en su interior una tendencia oficialista (charra), sometida a las determinaciones del Estado. El poder sindical se representó en “los de arriba”, “los del sindicato”. Los Estatutos del SNTE, han sido en todo tiempo la norma que legaliza ese poder que se concentra en el Secretario General y desde el espurio Congreso Nacional de Tonático, Estado de México (2004), en la Presidencia vitalicia. A imagen del “presidencialismo” del Estado Burgués Mexicano, en el SNTE se impuso un poder jerárquico, casi omnímodo.

Ese poder concentró en una reducida cúpula todos los bienes del SNTE, las canonjías otorgadas por el gobierno, permitió conseguir diputaciones, ayuntamientos y gubernaturas para “los de arriba”; todo a base de humillar, sojuzgar, privar a los trabajadores de sus derechos, cancelar la democracia sindical, vejar o deshonrar a las compañeras, imponer dirigencias delegacionales, seccionales o nacionales a punta de pistola. Tres mafias han pasado por el SNTE, una en torno de Robles Martínez, la de Jonguitud Barrios y la actual con Gordillo Morales y su pandilla.

Los trabajadores estaban condenados al más vil corporativismo; obligados a acudir a los actos de campaña del partido oficial; a acarrear a padres de familia y estudiantes, a organizar bacanales a la dirigencia charra y a los candidatos.

El Estatuto charro, impone un ambiente de cero resistencia, cero oposición política al verticalismo establecido, anula la vida asamblearia y niega a los trabajadores ejercer el sindicato como espacio de formación de juicio crítico y de organización para la defensa de sus derechos. En momentos de reflujo, los activistas democráticos fueron estigmatizados como “rojos”, “comunistas”; perseguidos, cesados, encarcelados o asesinados. La norma Estatutaria sirvió y sirve para atomizar la lucha, dispersar, intimidar y reprimir. En los momentos en que las condiciones salariales o laborales se volvían más críticas, cuando arreciaban las carencias, la inconformidad crecía y la única manera de irrumpir con la protesta, fue a través de la formación de instancias organizativas al margen del Estatuto, ya como Comités, Consejos de Lucha, Asambleas, Movimientos, todos ellos teniendo como sustento la asamblea de base: LA COLECTIVIDAD.

La lucha de los maestros en el SNTE, unió a las demandas económico-profesionales la demanda de la democracia sindical. La fuerza colectiva y democrática de los maestros, estructurada desde las escuelas, delegaciones y secciones, ha tenido como antecedente la organización no Estatutaria, contrapuesta a una norma convertida en escudo protector de los abusos y autoritarismo de los charros. Para el movimiento democrático, el reto ha sido demostrar que el SNTE no es esa cúpula, que el sindicato somos todos. Disentir de los charros en las asambleas, fue sancionado, vetado, de tal suerte que la pelea no se podía desarrollar al amparo de la “legalidad estatutaria”, era preciso organizarse al margen de los espacios y formas contenidas en el Estatuto.

La insubordinación al Estatuto ha sido la ruptura con una ideología del poder vertical impuesto y omnipotente; la construcción de la organización No Estatutaria, autónoma, fue la ruptura política con el “dirigente”, con su control personalizado, ejercido en las escuelas por los directores, promotor de múltiples delaciones, fue la resistencia al manejo clientelar y corrupto de ascensos, promociones, contrataciones y asignación de prestaciones; el cuestionamiento a un escalafón convertido en botín de familiares, compadres y amigos; el repudio a comités seccionales convertidos en fábricas de ascensos.

No se conoce un caso donde la fuerza democrática en una zona escolar se haya hecho mayoría por la vía de tener mayoría de directores o haber alcanzado mayoría en una sección sindical a partir de tener mayoría de Comités Delegacionales. Es desde el ejercicio del poder de base en la calle como los maestros avanzan desconociendo a los Comités Delegacionales y formando Comités o Consejos de Lucha; con esa fuerza organizada de forma autónoma, hecha mayoría, los contingentes se lanzaron a pelear en los Congresos Estatutarios, a buscar ganar por vía del Estatuto las representaciones seccionales y delegacionales.

La cúpula charra (roblista, jongitudista y gordillista), ha respondido de la misma forma en cada momento, cerrando el paso a las fuerzas democráticas, cooptando y reprimiendo, migajeando a los centaveros y aplastando a los sectores dignos. El charrazo en la Sección IX, en 1958, la represión a la base, el cese y encarcelamiento de Otón Salazar, es el ejemplo del periodo roblista; los charrazos de la época jongitudista en las Secciones en el periodo comprendido entre 1980 y 1983, en la Sección 36 del Valle de México, en la 8 de Chihuahua, en la 14 Guerrero, en la 15 de Hidalgo, en la Sección 18 de Michoacán, en la 19 de Morelos, muestran el refinamiento de las artimañas para cerrar el paso al movimiento con el estatuto en la mano. Esa misma historia la repite el jongitudismo en 1989 en la Sección IX del D.F. Conflicto a partir del cual se articula el llamado al Paro Indefinido del 17 de abril, mismo que aprovecha el Estado Mexicano para montar la actual dictadura godillista y desplazar al jongitudismo.

BALANCE GENERAL DE LA LUCHA POR LA DEMOCRATIZACIÓN DEL SNTE

En la lucha contra el control del Estado sobre el SNTE, los trabajadores de la educación vinimos desarrollando nuestra organización con independencia y autonomía. Desde esas formas se avanzó a la formación de Consejos Centrales de Lucha, Promotoras de Lucha Magisterial, Movimientos Democráticos o Movimientos de Bases. No ha sido sencillo sobreponernos al sistema de controles administrativos, políticos e ideológicos, que se alzan con extendidos y complejos mecanismos de estimulación de la codicia, de sobornos y chantajes, de “zanahorias”; de cooptación de representantes y exacerbación de contradicciones en la línea de propiciar la fractura y debilitamiento del movimiento; gigantescas campañas de difamación del movimiento y estimulación de sentimientos de rechazo a la lucha magisterial, así como una persistente política represiva contra el movimiento que ha terminado en muchos casos en encarcelamientos y asesinatos.

Desde la autonomía y la democracia se constituyó la CNTE en 1979, con corrientes políticas influidas o permeadas por diversas tendencias democráticas y socialistas. Este momento constituye un paso fundamental en la conformación de un sentido nacional de la lucha magisterial y de la batalla por el SNTE. 

Las jornadas de lucha de 1989, la incorporación a la CNTE de Secciones completas como el caso de Oaxaca y la Sección IX, la ruptura del tope del 10% y la conquista del histórico 25% de incremento al salario magisterial, contribuyó a consolidar el carácter único nacional de la lucha desde la CNTE. Sin embargo el Estado Mexicano se adelanta a la oleada de lucha y releva al desgastado charrismo vanguardista. El gigantesco movimiento no logra avanzar a la construcción de un instrumento que permita ir por todo el SNTE. El Estado logra con la Gordillo inaugurar la tercera dictadura, remozar al charrismo, encubierto en el tramposo discurso de la tolerancia, la conciliación de clases, la concertación y la proporcionalidad en los Comités Delegacionales, Seccionales y nacional. La proporcionalidad en todos los casos está diseñada para contener. 

Contingentes como Michoacán, frente al charrazo de octubre de 1989, profundizan su perspectiva de independencia frente al Estado y su ejercicio democrático y autónomo. Ante a la imposición se acude a la presión política, a la exigencia de reconocimiento de los Comités Seccionales electos de forma legítima por la mayoría de delegados. Ante la negativa del Régimen, avanzan a la formación de Comités Seccionales Democráticos. Para finales de los 90’s, la CNTE, logra tener cuatro Comités Seccionales Democráticos por vía Estatutaria Sección VII de Chiapas, Secc. IX del D.F., XVIII de MIch. y XXII de Oaxaca, en las cuales se representan arriba de 250 mil compañeros, al lado de ellas crecen contingentes con Comités Seccionales Democráticos electos en Congresos de Bases en Guerrero, en Zacatecas y en Tlaxcala y movimientos democráticos que con sus delegados ganan carteras en los seccionales charros. En ese momento el Estado resolvió no permitir más Comités Seccionales Democráticos por vía estatutaria y lanzar su ataque a los existentes. Encarcela a los dirigentes de la Sección IX y luego coopta a Blanca Luna Becerril. Da charrazo en Chiapas; a finales del 2000, desconoce al CESD en Michoacán y en 2002 impone elección en urnas, en contubernio con Lázaro Cárdenas Batel, gobernador perredista y encarcela a parte del CESD de la Secc. XVIII. 

La CNTE intensificó su combate a las políticas neoliberales y al charrismo sindical; dimos la batalla en los Congresos de Educación de 1994 en la Cd. de México y 1997 en Veracruz, en ellos la Gordillo buscaba el aval a la política educativa y laboral del régimen. La charra buscando estar a tono con el arribo del PAN al gobierno, convocó a Consejo Político en Guadalajara para formalizar su alianza con el panismo y luego adelantó el Congreso Nacional al 13 al 16 de diciembre de 2000 en Chihuahua. Evento que realizó con el edificio nacional del SNTE tomado por la CNTE y con una caravana que persiguió su espurio evento hasta las cercanías del Sauz, Chihuahua, lugar donde de manera precipitada en una bodega rural, impuso a Rafael Ochoa como nuevo Secretario General. Una siguiente toma del edificio sindical nacional desde el 15 de mayo de 2003 y hasta octubre, mostraron la vulnerabilidad del charrismo. El V Congreso Nacional Ordinario de 2004, se convocó para unas fechas y terminó realizándose del 15 al 17 de marzo de ese año en Tonatico, Estado de México, con el asedió de las bases magisteriales de la CNTE; ahora el Consejo charro ha declarado que realizará el Congreso Nacional del SNTE, posiblemente en un año.

El saldo de este acumulado se expresa en la participación del magisterio nacional en las batallas del CGH, de Atenco y en las Jornadas de lucha magisterial de 1996 a la fecha. En esas batallas ganamos recursos para la educación pública. En estas batallas pero especialmente en la APPO, se expresa la conciencia de la base, su voluntad de unirse a la lucha del pueblo. 

LA FORACION DEL CEND, PARTE DEL SALTO CUALITATIVO

A la lucha contra la espuria Ley del ISSSTE, llegamos con un CES estatutario de la Sección XXII de Oaxaca, contingente atacado de forma feroz por el Estado, y el CES de la Sección IX que cumplía 11 años; arribamos también con CES democráticos no estatutarios de Zacatecas, Tlaxcala, Guerrero y Michoacán, aportaron comisionados, recursos materiales, capacidad operativa y una amplia base que participa en las marchas, en la promoción y presentación de los amparos y en los 15 meses de plantón en el ISSSTE. Se combinó la lucha política con la lucha jurídica. Los más de dos millones de amparados, nos dieron presencia y capacidad de convocatoria cercana al millón de trabajadores de la educación. 

A partir de este crecimiento de las fuerzas y de la capacidad de convocatoria, se discutió en la ANR y ante las instancias de la CNTE la necesidad de organizar reuniones con todos los contingentes y organizaciones del país, opositoras a la Gordillo y su dictadura. Así, en el 1er. Encuentro Nacional de Dirigentes del Magisterio, realizado en Baja California, en julio de 2007, los asistentes coincidieron en avanzar a un proyecto unitario para recuperar nuestro sindicato en su carácter nacional; llamar a todos los trabajadores de la educación a la más amplia convergencia para detener la criminal “nueva” ley del ISSSTE hasta su abrogación y luchar contra la dictadura de Elba Esther Gordillo. El 2do. Encuentro Nacional de Dirigentes Magisteriales se realizó el 25 agosto en la ciudad de México. Hacia el Tercer Encuentro, realizado el 1º de marzo de 2008, en el D.F., surgieron discrepancias y algunos contingentes ya no asistieron. Se coincidió que para frenar estas medidas y evitar la destrucción del SNTE en su carácter nacional, los Trabajadores de la Educación, debemos arrojar del SNTE a Gordillo y su camarilla y acabar con la intromisión del gobierno en el sindicato. Se decidió nombrar una Junta Nacional de Gobierno Sindical preparatoria del Primer Congreso Nacional de Bases. La Junta se integró con los Secretarios Generales de las secciones democráticas y representaciones de los contingentes. 

Correspondió al IX Congreso Ordinario de la CNTE, abordar el asunto de la táctica para enfrentar al charrismo y continuar la democratización del SNTE. El evento emitió una Declaración Política en la que se asienta el compromiso de privilegiar el diálogo y el debate político de altura, se reconoció que existen diferencias en los contingentes que conformamos a la CNTE, nos PRONUNCIAMOS, por la UNIDAD POLITICA Y EL FORTALECIMIENTO de la misma. Se determinó ir juntos a la Jornada Nacional de Lucha, enarbolando las demandas populares; la defensa de la Seguridad Social y los derechos laborales; Respeto pleno a los Derechos Humanos, contra la represión y la militarización. Por la democratización del SNTE, de la Educación y del País. En relación a la táctica por la democratización del SNTE, se resolvió que “la CNTE, lucha por las convocatorias de las secciones VII, IX y XXII, por ser una táctica definida de la CNTE”; así mismo “Bajo el principio de preservar la unidad, el Congreso Nacional de Bases se respeta como un esfuerzo válido de algunos contingentes de la CNTE, por lo que la participación en este evento está abierto a la decisión de cada sección.

En el Congreso Nacional de Bases, realizado el 11 y 12 de julio de 2008, tuvo la presencia de mil 600 delegados de 35 secciones procedentes de 28 entidades del país. Resolvió una plataforma de lucha popular, social, educativa y laboral, así mismo resolvió la elección de este Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE, con 38 carteras, y 58 comisionados, cuya tarea primordial sería la construcción de la unidad con los contingentes de la CNTE y con el magisterio nacional. Se acordó que la gestión del primer CEND durará tres años, que a medio periodo se convocaría a este Segundo Congreso Nacional de Bases, para hacer un análisis del trabajo y un balance de la situación. Además, se aprobó que para mantener la actividad política los compañeros de los contingentes aportarán 10 pesos quincenales y tramitar, ante los tribunales laborales correspondientes, actas personales para que los docentes que así lo deseen dejen de aportar cuotas sindicales a la dirigencia de Gordillo. 

El Comité Ejecutivo Nacional Democrático (CEND) del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), nace con el objetivo de potenciar la democratización del sindicato e instalar una Dirección Colectiva Nacional de contraposición a la ilegítima Elba Esther Gordillo. Ha tenido como sede, un local rentado en Juárez y otro en Quiches 11, cuya renta (7,500.00 y 5,000.00 respectivamente se cubre con las aportaciones de los contingentes, 5,500.00 desde enero de 2010).

La elección del Primer Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE, no contraviene los principios de la CNTE, se inscribe en la línea marxista-leninista de construcción del poder de los trabajadores, poder consejista, poder obrero, independiente y autónomo.

El CEND, con un funcionamiento democrático-horizontal de Dirección Colectiva a nivel de la representación ante las organizaciones hermanas y ante los medios informativos se presenta con las Secretarías nombradas en el Congreso. El CEND desplegamos labores de enlace, articulación, apoyo a la coordinación entre las fuerzas democráticas, información, formación político-sindical y pedagógica, labores de sistematización de las propuestas educativas. 

EL SALDO DE MAYO DE 2008 A DICIEMBRE DE 2009

Con la labor de todos los compañeros de la CNTE y de los nuevos contingentes, se ha contribuido al reconocimiento de los efectos de la ACE; el ataque que de manera frontal representa contra la Plaza de Base, con el “Examen Nacional para la asignación de Plazas Docentes”, la “certificación de competencias docentes”, el crecimiento de las contrataciones interinas y a “Lista de Raya a cargo de los municipios”, la transferencia de escuelas multigrados a CONAFE, con su Programa de “Residencias comunitarias” y con los recortes presupuestales de 2009 y el de 2010 superior a los 19 mil 700 millones de pesos, y la criminal orientación educativa en las competencias mercantiles. Acompañamos la lucha de los compañeros de la Sección XIX de Morelos, colaboramos en la decisión de los compañeros de ir a un Congreso Seccional de Bases y nombrar su Comité Ejecutivo Seccional Democrático. 

La decisión del movimiento de no acudir con la charra Gordillo, la represión militar en Tres Marías, en Amayuca y Xoxocotla, y la elección del CES Democrático, derivó en la recisión de contrato de 65 compañeros, mismos que por la fuerza del contingente han sido reinstalados. Una lección extraordinaria de perseverancia y audacia la tenemos en los 82 días de paro y plantón en Guerrero, y la actividad en la Costera de Acapulco, con el logro de la suspensión provisional de la ACE y la realización de su Congreso Educativo, al igual que ocurrió en Zacatecas. De forma oportuna convocamos a dos encuentros nacionales y al primer congreso de normalistas y maestros desempleados. Cabe reconocer el dinamismo y conciencia con que los jóvenes recorrieron casi todo el país, brigadeado a sus compañeros y tomado parte en la lucha contra la ACE y en defensa de las 273 Normales Públicas. 

Durante 85 semanas, se ha desarrollado un extenso brigadeo en 25 entidades del país, contra la ACE, llamando a organizar la resistencia, a intensificar el combate a Gordillo y a realizar sus Congresos de Bases; un Debate Nacional de crítica y alternativa a la ACE, con etapas regionales y estatales, culminando con Tres Encuentros Pedagógicos Nacionales; se establecieron reuniones de Colectivos Pedagógicos que sistematizaron muchas de las críticas y propuestas educativas con lo que llegamos a la elaboración de un Primer Borrador de Programa Nacional Alternativo de Educación y Cultura; la realización de un Primer Diplomado de Formación Pedagógica de más de 120 horas y retomamos el Taller del Educador Popular, realizándose en cinco estados. 

Junto con los compañeros de la Unión de Juristas de México promovimos ante la OIT, una demanda contra la ACE, en Ginebra Suiza. Desarrollamos una intensa denuncia a partir del 11 de diciembre contra la aprobación en la Cámara de Diputados de una reforma criminal al Art. 3º que eleva a rango Constitucional la ACE. Dicha reforma se encuentra en el Senado para su aprobación final, la pudimos frenar con la movilización, la denuncia, la coordinación de todos los contingentes de la CNTE. Juntos estuvimos en el Plantón Nacional instalado frente a la SEP, del 8 de octubre al 17 de diciembre de 2008; además de sostener la Carpa Nacional contra la ACE, instalada en el Zócalo del D.F., del 3 de junio al 1º de julio de 2009, donde montamos la “expo-culebra”, contra la Gordillo.

Desde las numerosas reuniones con los padres de familia y pueblos en Morelos, Quintana Roo y otras entidades, perfilamos la necesidad de la organización nacional democrática de los padres de familia y la necesidad de un programa de educación popular, en la dirección de la reconstrucción de los lazos de unidad maestro-pueblo. Editamos nuestra Antología del Educador Popular y e iniciamos la edición de las Antologías pedagógicas a partir de los Talleres Nacionales. Como se resolvió en el CNB, el CEND, reconoce en la CNTE el proyecto histórico y principal referente de organización y lucha de los trabajadores de la educación del país, con un perfil clasista, por ello en actitud unitaria como CEND, evitamos tomar la palabra en actos o eventos convocados por la Coordinara, aun cuando en muchas ocasiones los contingentes mayoritarios, han sido los contingentes participantes de esta táctica. En algunas conferencias de prensa y eventos realizadas por el CEND, a pesar de que precisamos CEND-SNTE, se recoge luego como CNTE, lo cual es ajeno a nuestra práctica. 

Junto con otros contingentes de la CNTE, promovimos una Demanda Laboral contra la ACE, misma que fue entregada el 14 de mayo en el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje. Ahí demandamos la nulidad de la ACE, la nulidad de todos los actos jurídicos y la destitución de la Presidenta del CEN del SNTE, Gordillo Morales y su camarilla, sobre la cual el Tribunal de Conciliación y Arbitraje está insistiendo por segunda ocasión en diferirla a un tribunal de circuito. Los resultados de la resistencia a la ACE, están a la vista; un importante crecimiento de las fuerzas en BCS, Morelos, Puebla, Quintana Roo, Guanajuato, Querétaro, Campeche, Guerrero y Zacatecas, entre otros, un cuestionamiento permanente sobre el charrismo y la política neoliberal, son un golpe de gran contundencia contra la ACE. 

En el empeño del régimen de pulverizar al SNTE, con la creación del SNDTSE y los sindicatos estatales, respaldados desde el priísmo, hay la oportunidad de hacer converger tácticas, planteando desde el CEND, la necesaria realización de un recuento nacional derivado de la demanda laboral contra la ACE, y junto al desconocimiento del CES charro de la IX, levantar las demandas educativas, laborales y salariales con la de Congreso democrático en la Sección IX y Congreso Nacional democrático por la destitución definitiva de la Gordillo, además de respaldar plenamente los esfuerzos legales desplegados por la sección III contra el espurio seccional charro. Nuestros contingentes tenemos pendiente la reinstalación de los compañeros de Puebla y el esclarecimiento del asesinato del joven Lenin Ortiz Betancourt. En el marco del Congreso Nacional de la CNTE y de sus 30 años de Lucha, editamos un video e integramos con la aprobación de varios artistas populares un CD con música de protesta. Iniciamos ya la página Web del Comité Nacional Democrático (www.cend-snte.com).

Estos 2 años de existencia del CEND, no han quedado reducidos al brigadeo, en realidad el proyecto de Comité Nacional como nodo articulante, vaso comunicante de problemas e iniciativas, colectivo de sistematización y promoción de estudio-debate y consenso-acción, se ha venido consolidando en su acción política. Ello ha reclamado a sus miembros un constante crecimiento en la consciencia y el compromiso político; una extraordinaria vocación solidaria, de servicio y de lucha, con carencias extremas, solo la colectividad y la solidaridad nos trajeron hasta aquí. Muchos de nuestros compañeros no pudieron liberarse e incorporarse al trabajo desde el arranque, otros por necesidades personales, por el extremo desgaste material, económico y familiar y algunos más por diferencias en los estilos de trabajo y la política seguida, decidieron también retirarse de esta histórica instancia.

En el desgaste político que padece la charra Gordillo, se sostiene con las cuotas de poder venidas del gobierno y los partidos con los que se ha aliado electoralmente, enfrentar ese emporio que cuenta con el respaldo político de nueve gobernadores, con una chequera inmensa, con una infraestructura sindical gigantesca y en general una enorme base material, el CEND-SNTE de contraposición requiere incrementar su número de miembros y diversificar su estructura y su acción, brindando nuevas condiciones de participación a todos, bajo la consigna el SNTE es nuestro, todos somos el COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEMOCRÁTICO. Se requiere también, ampliar la base material e intentar un financiamiento más regular y sostenido, donde los $10.00 pesos quincenales deben recaudarse con mayor religiosidad. Pero fundamentalmente precisamos intensificar el debate con la clara intensión de afianzar nuestras identidades y consensos, dejar de lado falsas diferencias, todos tenemos compromiso de fortalecer y consolidar a la CNTE, pero queremos y necesitamos una CNTE viva, activa, en construcción y crecimiento cualitativo y cuantitativo, pero también necesitamos esa táctica superior, que se representa en esta instancia, que da cobertura a los contingentes emergentes, que acompaña los esfuerzos de diversificación de la resistencia y la oposición, que recomienda formas de complementariedad entre contingentes.

La refundación del SNTE, no es el asalto al cielo, es el proceso de ensayo, del error acierto, del desencuentro reencuentro, de ejercitar las instancias nuevas que vamos rehaciendo como el Consejo Político Nacional Democrático, el Pleno Nacional de Representantes Sindicales, el Congreso Nacional de Bases, el Encuentro Educativo Nacional, la reunión Nacional de Colectivos Pedagógicos, el Encuentro Nacional de Educación Indígena y de otros subsistemas educativos, el Comité Ejecutivo Nacional Democrático con sus Comisiones o colectivos de trabajo. La disyuntiva entre movilizar lo organizado y trabajar por ampliar las fuerzas no es contradictoria, más bien complementaria. Luchar y construir, resistir y ocupar, son componentes de un mismo proceso. Ahora, vayamos a corregir las diferencias generadas en el proceso con compañeros de algunos contingentes participantes.

DE LA ACCION POLITICO SINDICAL A LO POLITICO PEDAGOGICO

Las batallas magisteriales de 2008 contra la ACE, contra el intento de sacar las ciencias, la educación tecnológica y las humanidades de la escuela pública básica; de la destrucción de las escuelas Normales y la Plaza de base, artículos de opinión como “Los amigos de la ACE” nos muestran la dimensión de la guerra emprendida por los neoliberales en el terreno educativo, revela la intromisión del BM y de la OMC y el peso del Consenso de Washington en la política nacional, ofertando calidad a partir de exámenes estandarizados, desde los cuales se encubre la nueva currícula demoledora del sentido y soberanía nacional, del sistema de derechos laborales y libertades democráticas, se pone al descubierto que está en marcha la destrucción de la institución formadora de ciudadanía con la visión de futuro que brinda el constituyente de 1917, con sus rasgos democrático-progresistas, para imponer la formación de una sociedad inerme, pronta a la obediencia, al conformismo, al acoplamiento y al neocoloniaje.

El debate sobre la ACE, puso al descubierto, el cobro de cuotas, la privatización de la escuela pública, el fraudulento programa foxista de “Enciclomedia” y el nuevo negocio de las evaluadoras privadas, los vicios del charrismo sindical como el “Examen de Oposición” para traficar más intensamente con las plazas docentes, aprobada el 15 de mayo de 2008 . Las dimensiones de la ofensiva nos mostraron que estamos en una verdadera guerra en contra de la escuela pública, a la que solo podemos responder con un proyecto propio y una estrategia integral. Así concentramos nuestros esfuerzos en la integración de la reunión nacional de colectivos pedagógicos, los cuales tuvieron la encomienda de sistematizar los resolutivos y relatorías de foros, encuentros y congreso, pasando a integrar el Programa Nacional Alternativo de Educación y Cultura, en el cual se condensan valiosos avances: 

a) se desarrolla una extensa y puntual caracterización del contexto y una crítica a la política educativa desde una concepción teórica transformadora; b) se articula la propuesta educativa alternativa a un programa político del “Buen vivir”; c) se recupera nuestra conceptualización de la educación popular como proceso constitutivo del sujeto mexicano; d) se establecen políticas y programas educativos que son un verdadero programa de acción político pedagógico para la resistencia y la construcción; e) integra un desarrollo curricular desde la definición de dimensiones educativas, campos del conocimiento y contenidos educativos, lo cual representa un primer intento de formulación de un programa de educación básica, base de planes, programas y libros de texto alternativos; f) las medidas emergentes de concreción constituyen amplísimos campos de acción pedagógica como la necesaria generalización en todo el país de las Escuelas Integrales de Educación Básica, de los programas de desarrollo lingüístico, los centros de la creatividad o el programa nacional de historia; e) los congresos educativos son un ejercicio germinal de organización colectiva y de acción política, donde se ejercita el encuentro y el diálogo de iguales, se construyen interpretaciones colectivas de la realidad y se articulan imaginarios colectivos, son espacios de ejercicio de poder popular, democracia directa y autonomía.

Corresponde a este II Congreso Nacional de Bases, derivar del PNAEC, un Plan de Acción Educativa, que en la coyuntura actual y en la Jornada de Lucha 2010, estructure una verdadera movilización pedagógica popular. La tarea será: Movilizar las comunidades educativas en torno a la consigna de cero cuotas escolares en las escuelas públicas de todos los niveles, alimentación sana y fuera comida chatarra, cero corrupción, transparencia y democratización de la administración educativa; ganar nuevos congresos estatales populares de educación, cultura y deporte; organizar los consejos y colectivos educativos para elaborar planeaciones educativas y materiales de apoyo por nivel y grado, para afinar y seguir construyendo el programa de desarrollo lingüístico integral, para elaborar sistemas integrales de evaluación, seguimiento y ajuste de estrategias educativas; desplegar todas las iniciativas de profesionalización, formación sindical y político-pedagógica, así como de capacitación; estas líneas será fundamentales para el éxito de nuestro plan nacional en defensa de la Plaza de Base.

LA UNIDAD CON EL SECTOR CULTURA

En la acción del CEND, la alianza y coordinación con los trabajadores del sector de la educación y la cultura ha sido fundamental. Desde 2008, buscamos que las batallas contra la ACE, tuvieran el apoyo de compañeros que desde otros niveles y susbsistemas educativos recienten la misma política educativa, laboral y social. El momento de mayor coordinación lo alcanzamos al convocarnos a los Encuentros Nacionales en defensa de la escuela y la universidad públicas y en los foros 2008 y 2009, “por un presupuesto popular” donde coincidimos en la demanda por que se incremente el gasto social, en particular el educativo; se reduzca la carga impositiva hacia el pueblo y se grave a las corporaciones transnacionales; se apoyen las áreas productivas, en particular al campo y al sector de la cultura y la investigación. 

CNSUES, FNSU, SUTIEMS, SINDICATO DE CONALEP, SECTOR CULTURA, FRENTE DEMOCRATICO DEL IPN, Normales, UPN, fuimos ampliando nuestra identidad política y la disposición a construir una crítica común a la política del régimen y nuestra alternativa en varios planos, particularmente en el educativo y laboral, de tal suerte que en los Encuentros Nacionales del sector, sobre todo en el segundo, pudimos alcanzar importantes consensos, con ponencias convergentes que reconocen: a) las competencias laborales como principal orientación curricular que vacía contenidos y limita al extremo los procesos formativos; b) las lógicas privatizadoras que impusieron las cuotas escolares, el cobro de muchos servicios, la reducción presupuestal, la tercerización de actividades y el impulso de los servicios privados; c) el golpe laboral con la reducción de derechos, el incremento de trabajadores eventuales, interinos y subcontratados, el congelamiento salarial y la imposición de modelos productivistas como becas o estímulos al desempeño y Carrera Magisterial; d) las campañas de desprestigio a los trabajadores de la educación, la cultura y la investigación, procesos de desprofesionalización y el debilitamiento de la organización sindical.

Previo al Congreso Nacional de Educación Alternativa de la CNTE, proponemos se realice el IV Encuentro Nacional del Sector de la Educación, la Cultura y la Investigación, en la idea de profundizar más los consensos en relación a: a) La definición de los grandes derroteros del proyecto de nación, en torno al cual avanzar un PNAEC; b) La determinación de componentes curriculares para la formación y reconstrucción de la ciudadanía nacional; c) la conquista de derechos laborales plenos; d) la construcción de una unidad política que abone al proceso nacional de derrota de los neoliberales.

NUESTRO APORTE A LA DEFENSA DE LA CONTRATACIÓN Y LA ORGANIZACIÓN COLECTIVA

Con la contrarreforma al IMSS y al ISSSTE, el tope salarial, la reducción del gasto social, la violación constante de contratos colectivos y la autorización de formas de contratación desventajosas e incluso ilegales, el gobierno ayudó a la oligarquía a amasar tremendas fortunas. Ahora, con la agudización de la crisis, resolvieron una ofensiva completa contra la contratación colectiva acabando con el empleo fijo y la plaza de base. La escalada inicia con el golpe al SME, que de paso les despeja el camino para privatizar las líneas de transmisión, el suministro y venta de energía eléctrica en toda la zona centro del país, así como la fibra óptica. El ilegal decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro con el consecuente despido de los más de 44 mil trabajadores, impuso una nueva dinámica al movimiento popular; avanzar con más celeridad en una política de frente amplio e intensificar los procesos de construcción autonómica.

Aun antes del golpe nuestro CEND, inicio la campaña de solidaridad con el SME, editando en estos siete meses 110 mil volantes, distribuidos en por lo menos 14 entidades y 24 mil carteles, dos CD’s, y notas periódicas en nuestro Boletín mensual y Hoja semanal. De la denuncia pasamos a la promoción e impulso de la ANRP, a ayudar a la formación de los frentes locales y la organización de la movilización. 

Del golpe al SME, el régimen se lanzó contra los compañeros mineros, particularmente de Cananea y desde ahí a la presentación desde el 2 de febrero de 2010 de la contrarreforma laboral, ataque que se precipita con la presentación en la Cámara, de la iniciativa de Lozano-Calderón el 18 de marzo. Con los compañeros de la UJM, del Sector de la Educación, la Cultura y la Investigación, del SUTGDF, del Sindicato Minero, del Frente Democrático del IPN y del SUTIEMS, organizamos talleres de análisis de la reforma, y en coordinación con Diputados del PRD, organizamos 4 Encuentros en la Cámara “En defensa de los derechos laborales”. Desde estos espacios cobramos consciencia colectiva de que la esencia de la contrarreforma es el ataque a la contratación colectiva a través de: a) romper con el sentido del Art. 123º en cuanto a la tutoría del Estado de los trabajadores y nuestros derechos; b) imponer el empleo a prueba; c) vincular el adiestramiento y la capacitación laboral, a la productividad, la certificación y el despido; d) generalizar la tercerización y el outsourcing; e) anular el derecho a huelga y debilitar el sindicalismo independiente.

Hemos iniciado la etapa de denuncia de estas intenciones, con nuestros compañeros en los estados, a la par de presentar solicitud verbal al Dip. Hernández Juárez y al Coordinador de la fracción del PRD, Alejandro Encinas, se evitara la presentación de otra iniciativa, lo que abre el juego a la discusión en comisiones y su imposición en el pleno del Congreso, en un momento en que la correlación nos es muy desfavorable. 

Una de las propuestas para escalar nuestra respuesta es aprovechar este momento crítico para llevar adelante la formación de una nueva central sindical, clasista, democrática, amplia y de lucha. Este Congreso Nacional de Bases, tiene la encomienda de aprobar una ruta de construcción de ese proceso. 

NUESTRO APORTE A LA ORGANIZACIÓN POPULAR

La ofensiva contra las resistencias y movimientos populares de oposición al régimen ha sido brutal, con sanciones administrativas, descuentos, despidos, encarcelamientos, asesinatos, desapariciones, destrucción de sindicatos, requisas y cooptaciones, en medio de estas agresiones de un régimen caduco, en crisis, con débil respaldo político, pero soportado en una estrategia militarista de los Estados Unidos y la derecha mexicana, con una fascista política de medios.

Frente a este panorama, tomamos parte el la Asamblea Nacional del Movimiento por la Soberanía Alimentaria y Energética y por los derechos del pueblo, proponiendo iniciar una ruta antineoliberal, como plan emergente para evitar más castigo sobre el pueblo, como tarea insoslayable de los sindicatos democráticos, del movimiento popular y las fuerzas nacionalistas y patrióticas, para extender el rechazo a continuar la senda de las privatizaciones, de la destrucción de los derechos del pueblo, del saqueo de las riquezas nacionales y de la destrucción de las bases materiales desde las cuales es posible la refundación democrático popular de la nación.

Los aprendizajes en estas batallas, vienen rompiendo con las gremialidades del movimiento popular, contribuyen a una mayor acción política, a la reivindicación de plataformas de lucha comunes y a la estructuración de proyectos político culturales que paulatinamente van conformando lo que ha de ser el proyecto de nación democrático y popular. Mientras la participación social pareciera entrar en reflujo y la votación a favor de los partidos electorales de izquierda decrece, las fuerzas de oposición al régimen crecen por todo el país, en diversos ámbitos y sectores, y en contraparte el régimen se ve incapaz de asumir de forma activa su hegemonía, supliendo tal elemento político con el autoritarismo, la coerción y la represión.

Un extenso movimiento popular diseminado por el país no ha encontrado las maneras apropiadas de reconstruir la unidad y es presa de pugnas y sectarismos. La confusión ideológica sembrada por el régimen ha llevado al movimiento popular al extremo de no avanzar en la lucha política, la construcción del poder y de los gobiernos populares o bien a renunciar a las formas populares de organización y lucha, y a buscar un perfil de centro izquierda, o hasta de centro derecha, para no verse mal ante sectores pequeñoburgueses y de sectores populares manipulados por las campañas mediáticas defensoras de la estabilidad y las costumbres burguesas.

El común denominador es el reconocimiento de que Nuestro México debe ya abandonar la senda neoliberal, y encaminarse a un proceso democratizador de la vida en los ámbitos económico, político, social y cultural, potenciando las construcciones territoriales desde abajo forjando la unidad y la acción común en un sentido globalizante, nacional, latinoamericano, continental y mundial. Otro consenso es la voluntad de aprovechar el momento para explicitar posiciones y avanzar en la definición del socialismo mexicano que trace las líneas generales de una ruta común, donde puedan integrarse el conjunto de aspiraciones populares, forjarse identidades comunes y especificas hacia una nueva unidad nacional.

Las batallas en defensa de la soberanía nacional, energética, científico-tecnológica, política, cultural, territorial y económica, desplegadas desde el cardenismo, el zapatismo, el obradorismo, el Movimiento por la Soberanía agroalimentaria y energética, el Dialogo Nacional y la Asmblea Nacional de la Resistencia Popular, constituyen hoy por hoy uno de los ejes políticos de mayor trascendencia junto a las banderas de la democracia, la libertad, la justicia, la soberanía popular y la dignidad humana. En todos ellos hemos participado con nuestras humildes fuerzas y nuestras propuestas.

Tomamos parte en la Asamblea Nacional del Movimiento por la Soberanía Alimentaria y Energética y por los Derechos del Pueblo, proponiendo iniciar una ruta antineoliberal, enarbolando un Programa Nacional Popular ante la Crisis; hemos tomado parte en el Diálogo Nacional; mantuvimos nuestra participación en el Frente Sindical Mexicano; participamos en dos Encuentros Nacionales del Poder Popular y uno Continental; sostuvimos la coordinación con los compañeros de Atenco y el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra; nos incorporamos a la Red de Intelectuales y Artistas por la Humanidad; al Foro Social Mundial versión México, con quienes organizamos el foro nacional “otra educación es posible”; en el movimiento Nuestra América; en medio de la escalada represiva del régimen organizamos junto con la compañera Rosario Ibarra, la Unión de Juristas y el General Gallardo, la “Ruta de la Dignidad” demandando la desmilitarización del país y un cese inmediato a las acciones represivas en Michoacán, Morelos, Puebla y Atenco. En particular con los compañeros de Atenco nos une una especial identidad, confianza y compromiso político, corresponde a este II CNB, definir un plan de apoyo hasta lograr la Libertad definitiva del Compañero Ignacio del Valle.

Hemos platicado con los compañeros de ONPP, CODEP, Atenco, Red de Artistas e Intelectuales, y otros compañeros la necesidad de llevar adelante la edición de un periódico popular, con perfil de frente amplio, que nos permita intensificar el debate de las ideas, la denuncia y la construcción de consensos. 

La batalla más cruenta es por los jóvenes. El régimen tiene muy claro que la posibilidad de su reproducción estriba en su capacidad para ganar o contener la rebeldía juvenil, para adormecer su pujanza y para domesticar sus sentidos y su inteligencia. El desprecio de nuestra juventud nos emplaza a una metamorfosis necesaria, a una estrategia dialógica y a una labor militante para enlazar rebeldía y sabiduría, arrojo e inteligencia y acción autonómica con nuevos sistemas de organicidad popular.

La Mega Marcha del pasado 15 de octubre, la movilización del movimiento de la unidad obrero magisterial el 23 de octubre, son la expresión, de la gestación rugiente del Frente Único popular, es la conciencia colectiva de la necesidad de hacer converger nuestras líneas programáticas, nuestros horizontes y formas de lucha contra el enemigo principal, para la constitución del sujeto mexicano y para la restitución de la dignidad humana. 

El camino del Frente Amplio nos convoca a compartir las jornadas de protesta, donde vaya tomando cuerpo la mayoría política que el país necesita; con una actitud unitaria y solidaria. Es ahí donde terminarán de madurar las estructuras organizativas del pueblo, horizontales y democráticas; el proyecto político cultural hacia un desarrollo económico productivo social y humano; los principios éticos que guíen la conducta social y política de todos; y el abanico de acciones en todos los planos de la vida y de la lucha, para hacer de la movilización popular, el torrente de resistencia, oposición política y fuerza transformadora, necesaria en las condiciones actuales.

De forma oportuna convocamos a dos encuentros nacionales y al primer congreso de normalistas y maestros desempleados. Cabe reconocer el dinamismo y conciencia con que los jóvenes han recorrido casi todo el país, brigadeado a sus compañeros y tomado parte en la lucha contra la ACE y en defensa de las 267 Normales Públicas. Su destacada participación en el Plantón, en las movilizaciones, en la liberación de casetas y en el debate son pruebas fehacientes de lo dicho. Este fortalecimiento del movimiento estudiantil restituye el significado militante de nuestra juventud. Ahora los brigadeos a los CCH´s, a las facultades de la UNAM, UAM y UCM, no solo son el espacio para la denuncia de la ACE, están también abonando a la reflexión sobre la ofensiva que existe sobre la curricula universitaria.

En los últimos 20 años el movimiento popular nacional, al calor de las diversas luchas por la defensa del salario, los derechos laborales, la escuela pública, los derechos de todos las libertades democráticas, hemos aprendido a desplegar nuestra organización y nuestra protesta guiados por los principios de la democracia, la libertad, la justicia, el poder de base, la revocabilidad de mandato; hemos asumido la tarea de construir nuestro propio proyecto político popular.

Participar activamente en el Congreso Nacional Social, hacia la nueva Constituyente, a realizarse el próximo 5 de febrero en la Cd. de Querétaro, para ello será necesario organizar las asambleas de escuela, comunidad, municipio y de ser posible entidad, para lograr la mayor participación social en el evento.

Igualmente, uno de nuestros principios es reconocer en la lucha de clases el motor de la historia; de ahí que siempre prioricemos la lucha contra el enemigo principal y convoquemos permanentemente a otros trabajadores, iguales a nosotros a orientarse por ese principio y a abordar las diferencias políticas apoyados en la crítica y autocrítica, en el debate de las ideas y en la lucha ideológica, siempre con la tarea de la construcción de la unidad. Desde muchos frentes se ha desplegado un incesante trabajo de combate, de denuncia al régimen y de organización de nuevas fuerzas para la derrota definitiva de los neoliberales y su régimen en bancarrota, burocratismo, verticalismo, nepotismo y represión.

ALGUNAS LÍNEAS PARA LA ACCIÓN COMÚN

  1. DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y PROTAGÓNICA. LA UNIDAD DIALÉCTICA DEL CONSEJO POLÍTICO NACIONAL CON EL SISTEMA NACIONAL DE ASAMBLEAS DE BASE. Las organizaciones populares junto con un complejo sistema de asambleas y consejos populares, como motor del proceso democratizador. Ni las redes de colectivos faltos de centralidad política; ni las direcciones alejadas del movimiento político de masas.
  2. LA ESTRATEGIA DIALÓGICA, COMO EL ARTE DE ENLAZAR NUEVAS VOLUNTADES Y NUEVAS FUERZAS. El ejercicio desplegado del encuentro con el otro como reconocimiento; el diálogo como capacidad para argumentar y para tomar decisiones en colectivo; el estudio y la información como elementos necesarios para desplegar la capacidad de argumentación y de construcción de un pensamiento colectivo, como una inteligencia social en crecimiento.
  3. LA MOVILIZACIÓN INTEGRAL, como el acto de construcción de colectividades, que asumen riesgos, que construyen proyectos, que resuelven problemas juntos, que rompen controles del régimen, que enfrentan las políticas neoliberales en una lógica de proyecto contra proyecto, siempre en una perspectiva incluyente y amplia, pero con una clara política de lucha contra el sector hegemónico de la oligarquía y de la derecha. Movilización como huelga general, como movimiento pedagógico, como productores de una economía solidaria y popular y como pueblos recreando la cultura.
  4. PEDAGOGÍA DE LA LIBERACIÓN Y DEL EJEMPLO, como el acto de aprender y de educar, de abonar a la constitución del sujeto mexicano, activo y creativo, solidario y revolucionario. El ejemplo no sólo como la abnegación y el sacrificio, sino también como la capacidad social de la indignación, como la capacidad y la voluntad de estar junto al otro a la hora de la batalla, de las derrotas y de los triunfos.
  5. APROPIACIÓN POPULAR DE LA CULTURA UNIVERSAL, DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA, DE LOS SABERES Y CONOCIMIENTOS POPULARES. El conocimiento en manos del pueblo como herramienta fundamental del proceso transformador. La ciencia como rescate, transmisión y apropiación de las invariantes del conocimiento, pero también como procesos investigativos colectivos y militantes.
  6. DESEO Y ALEGRÍA DE LUCHAR, POR LA VIDA, POR LA DIGNIDAD Y LA FELICIDAD. La reconstrucción del tejido social desde la solidaridad colectiva, el canto, desde la verbena, la faena y el tequio, deben convertirse a nuestra práctica cotidiana como una manera de resistir y de construir en el camino la parte de felicidad que se impone a la corrompida cultura propietaria de las banalidades y las falsedades, la cultura burguesa.

Por lo tanto, si somos capaces de leer y comprender la realidad, entonces seremos capaces de asumir el momento histórico con la más firme convicción de que el movimiento requiere de abandonar las lógicas y prácticas caducas de “construcción” de la unidad que la vieja izquierda dogmatizada, sectaria e “iluminada” asumía y terminaba en una serie de sumas cíclicas de siglas, cuyos intereses reales, en muchos casos, nunca se asumían como intereses del pueblo. Este proceso de construcción tiene que verse reflejado, más que en aspiraciones y buenas intenciones, en acciones concretas donde se desborde la inteligencia y creatividades colectivas de nuestro pueblo. Ese es el gran reto.

Algunas líneas del plan pueden ser: 

  • Fortalecer la Asamblea Nacional de la Resistencia Popular, donde apremia presentar un plan nacional de resistencia civil activa hacia la huelga política nacional, con el SME y Mineros hasta triunfar. Se requerirá también debatir y poner en marcha un plan nacional para la subsistencia y la economía solidaria popular; una campaña nacional contra la política del miedo; construir los espacios de expresión artístico-popular, y; Avanzar a la construcción del Movimiento Nacional del Poder Popular y en la elaboración del Proyecto Político Cultural de la soberanía popular, la independencia nacional y la unidad latinoamericana.
  • Impulsar un Programa Popular ante la crisis; contribuir en los procesos de lucha contra el régimen neoliberal, por el desplazamiento de la derecha del gobierno y por la formación de gobiernos populares, como producto del crecimiento cualitativo y cuantitativo de las fuerzas populares.
  • Como parte del proceso de lucha es importante ir discutiendo en la base de los contingentes la necesidad y las formas para llevar adelante la revocación de mandato de Felipe Calderón y su gobierno espurio, así como las formas a adoptar para concretar tal planteamiento.
  • Avanzar a la conformación de la coordinación nacional del sector educativo con los trabajadores y estudiantes de los sindicatos universitarios, de los institutos tecnológicos, de bachilleres, de CONALEP, de los CCH’s, las escuelas Normales públicas, y de todos las instituciones públicas de educación. Esto para alcanzar otros niveles de coordinación y sincronización de la lucha magisterial y de la unidad con los sindicatos del sector educativo, para ampliar la capacidad de movilización y presión política contra los despidos, cancelación de plazas, recortes al gasto social, incremento de impuestos y nocivas reformas. Así como ir junto con ellos a la realización de un Primer Congreso Nacional de Educación Alternativa.
  • Avanzar a la formación de una nueva central sindical democrática, participativa y protagónica, con la cual avancemos a la defensa del sistema de derechos laborales, a la lucha por el incremento inmediato a los salarios y prestaciones, por la restitución de los sistemas de seguridad social solidaria y generacional, contra el alza de precios de productos y servicios básicos y el consecuente control social de los mismos, por la democracia sindical y la sindicalización de todos los trabajadores.
  • Ganar el Debate nacional y la lucha contra la Reforma laboral, la reforma política, la reforma fiscal, al Art. 3º y a la Ley General de Educación.
  • Promover desde nuestra táctica el Recuento, como figura jurídico laboral, para emplazar la demostración de que la charra Gordillo y su pandilla es minoría, que somos mayoría el magisterio democrático nacional y que debe convocarse a Congreso Nacional Democrático; esta consigna es plenamente convergente con la táctica de la solicitud de Congresos estatutarios, luego del desconocimiento del engendro de comité charro impuesto por la asesina Gordillo en la Sección IX. La unidad no es un problema de personas, sino de componentes programáticos convergentes contra un enemigo común.
  • Ampliar la fuerza organizada y movilizada contra la ACE, por el presupuesto educativo y la lucha contra la ley del ISSSTE.

Saludos combativos del COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEMOCRATICO DEL SNTE. 

"Democratizando al SNTE, construimos Poder Popular"

www.cendsnte.org